Lengua

Uso de la lengua. Textos orales

Uso de la lengua: Textos orales

Una comunicación eficaz en contextos formales requiere atender a lo que decimos y a cómo lo decimos.

  • Presta atención a la pronunciación Recuerda que fenómenos como el seseo o el yeísmo están aceptados por la norma culta. Nos referimos a evitar vulgarismos como pronunciar azár por azahar, cambiar o reducir diptongos pos por pues, no pronunciar los grupos consonánticos como atuación por actuación, o eliminar consonantes, especialmente en los participios como cansao por cansado.
  • La expresión debe ser natural y fluida. Debes evitar también la pedantería y la ultracorrección. Por ejemplo, aficción por afición o Bilbado por Bilbao. Para lograr esta naturalidad es bueno practicar nuestras intervenciones públicas.
  • Al pronunciar extranjerismos, podemos emplear la pronunciación originaria si la conocemos, o adaptar la palabra a la forma en la que la pronunciamos en nuestro idioma: así, sangüich o sanvich.
  • Cuida la prosodia, esto es, la entonación. Procura que no sea monótona. Introduce cambios de forma estratégica en el tono que emplees para atraer la atención de tu auditorio. Respeta la acentuación de las palabras tónicas en la emisión de tus enunciados: órfandad por orfandad.
  • No descuides la comunicación no verbal: ropa, aspecto, movimientos, gestos, dirección de la mirada. Aunque puede haber margen para la naturalidad, ensaya tus movimientos y conoce tus flaquezas para suplirlas (tener un bolígrafo en la mano, evitar la ropa que nos incomoda, etc.).
  • Utiliza moderadamente el humor, las citas a otros autores, los tópicos y las frases hechas. Que la parte fundamental de tu discurso o intervención se sustente en una argumentación sólida.
  • Prepara el tema del que vas a hablar y adelántate a las posibles preguntas que te pueden hacer, incluso las que puedan resultarte más incómodas o impertinentes. Si no dispones de la información necesaria para contestar, discúlpate, pero no la inventes. No respondas a la defensiva.
  • No olvides las fórmulas de cortesía: saludos, agradecimientos, despedidas, etc.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.