César Vallejo. El poeta a su amada.

Amada, en esta noche tú te has crucificado / sobre los dos maderos curvados de mi beso, / y tu pena me ha dicho que Jesús ha llorado,

César Vallejo. Heces

Esta tarde llueve como nunca; y no / tengo ganas de vivir, corazón. / Esta tarde es dulce. Por qué no ha de ser? / Viste gracia y pena; viste de mujer.

César Vallejo. Los pasos lejanos

Mi padre duerme. Su semblante augusto / figura un apacible corazón; / está ahora tan dulce… / si hay algo en él de amargo, seré yo.

César Vallejo. Espergesia

Si un texto comienza «Yo nací un día que Dios estuvo enfermo. Todos saben que vivo, que soy malo» sin duda es que esconde un gran sufrimiento. Léanlo y disfruten

César Vallejo. Masa

Al fin de la batalla, y muerto el combatiente, vino hacia él un hombre y le dijo: «¡No mueras, te amo tanto!» Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo. Se le acercaron dos y repitiéronle: «¡No nos dejes! ¡Valor! ¡Vuelve a la vida!» Pero el cadáver ¡ay! siguió muriendo. Acudieron a él veinte, cien, mil, quinientos […]

César Vallejo. Los heraldos negros.

En 1918 se publica este poema del autor peruano. Tradicionalmente se le considera en la línea del modernismo pero este poema marca una tendencia muy particular en este poeta que le imprime una personalidad propia y manifiestamente dolorosa. En mi opinión son pocos los poemas en los que el dolor se expresa con tanta fuerza.