Puntuación

Signos de puntuación 1-Ejercicios

Un repaso de algunos signos de puntuación en el que el alumnado tendrá que explicar su uso. 

SIGNOS DE PUNTUACIÓN (I) Ejercicios.
 
1. Escribe las siguientes horas con números.
  • Diez y veinticinco.
  • Doce y cuarto.
  • Once y cuarenta y dos.
  • Cinco y media.
  • Tres y veintisiete.
 
2. Justifica el uso de los puntos suspensivos en las siguientes oraciones:
  • Y en aquel momento…
  • Vinieron Juan, Pedro, María…
  • Quiero decírtelo, pero… no merece la pena.
  • Bueno…, no sé…, si tú quisieras…
  • En un lugar de la Mancha (…), un hidalgo caballero…
 
3. Utiliza de forma abreviada las siguientes palabras: señor, señora, doctor, doctora, latín, geometría, adverbio de lugar, adverbio de modo, sustantivo, peseta, pesetas.
4. Justifica el uso de los puntos en el siguiente texto y acentúalo (faltan 26 tildes):
 
Antes de cinco minutos, el mismo avion negro volvio a pasar en la direccion contraria, a igual altura que la primera vez. Volaba inclinado sobre el ala izquierda y en la ventanilla de ese lado vi de nuevo, perfectamente, al hombre que examinaba el mar con unos prismaticos. Volvi a agitar la camisa. Ahora no la agitaba desesperadamente. La agitaba con calma, no como si estuviera pidiendo auxilio, sino como lanzando un emocionado saludo de agradecimiento a mis descubridores.
A medida que avanzaba me parecio que iba perdiendo altura [fusion_builder_container hundred_percent=»yes» overflow=»visible»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»][…]. Por un momento estuvo volando en linea recta, casi al nivel del agua. Pense que estaba acuatizando y me prepare a remar hacia el lugar en que descendiera. Pero un instante despues volvio a tomar altura, dio la vuelta y paso por tercera vez sobre mi cabeza. Entonces no agite la camisa con desesperacion. Aguarde que estuviera exactamente sobre la balsa. Le hice una breve señal y espere que pasara de nuevo, cada vez mas bajo. Pero ocurrio todo lo contrario: tomo altura rapidamente y se perdio por donde habia aparecido. Sin embargo, no tenia que preocuparme. Estaba seguro de queme habia visto, volando tan bajo y exactamente sobre la balsa. Tranquilo, despreocupado y feliz, me sente a esperar.
 
Gabriel Garcia Marquez. Relato de un naufrago. Tusquets Editores
[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]
Víctor Villoria

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Actualmente en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza Pulsa aquí para saber más de mí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.