Literatura,  Poesía,  Socios

Quevedo. A la edad de las mujeres

Este soneto es característico de la visión misógina de Quevedo. Pasa revista a una serie de tópicos sobre la mujer basándose únicamente en su edad. Es curioso comprobar cómo el poeta que ha logrado hacer los poemas de amor más delicados es también capaz de crear sonetos como este.

A la edad de las mujeres.

De quince a veinte es niña; buena moza
de veinte a veinticinco, y por la cuenta[1]
gentil[2] mujer de veinticinco a treinta.
¡Dichoso[3] aquel que en tal edad la goza!

De treinta a treinta y cinco no alboroza[4];
mas puédese comer con sal pimienta;
pero de treinta y cinco hasta cuarenta
anda en vísperas ya de una coroza[5].

A los cuarenta y cinco es bachillera,
ganguea[6], pide y juega del vocablo[7];
y cumplidos los cincuenta, da en santera[8],

y a los cincuenta y cinco echa el retablo[9].
Niña, moza, mujer, vieja, hechicera,
bruja y santera, se la lleva el diablo.

Francisco de Quevedo, soneto.

Recogido en Antología de la poesía española, Agregaduría de Educación de la Embajada de España en la República Checa.

  1. Al parecer
  2. Amable
  3. Feliz
  4. Causa extraordinario placer o alegría
  5. Está cerca de cometer alguna mala acción.
  6. Habla sin articular correctamente
  7. Juega con las palabras
  8. Se hace supersticiosa
  9. Produce rechazo.

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Durante dos años he trabajado en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza y actualmente me encuentro en la Sección Internacional Española del CSI Europole de Grenoble. Pulsa aquí para saber más de mí