Literatura,  Poesía,  Socios

Góngora. Mientras por competir con tu cabello.

El exceso barroco, en este caso utilizando el Carpe diem, se ve perfectamente si comparamos este poema con el clásico de Garcilaso: En tanto que de rosa y azucena . . .

Contenido restringido
Este contenido está restringido a suscriptores pero ES GRATIS. Pulsa AQUÍ para hacerte suscriptor
Si ya eres suscriptor Valídate

Víctor Villoria

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Actualmente en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza Pulsa aquí para saber más de mí