Literatura

Literatura universal. Renacimiento

El Renacimiento supone un cambio radical respecto la Edad Media. A las notables transformaciones histórico-sociales se suma una nueva visión del mundo. El resultado será una extraordinaria eclosión artística y literaria que, ya actúa en Italia en el siglo XV, se extenderá por toda Europa durante el siglo el siglo XVI.

Humanismo y antropocentrismo:

El humanismo fue inicialmente un esfuerzo erudito que surgió en Italia para recuperar el conocimiento exacto de la cultura clásica grecolatina, muy deformada en la Edad Media. Inmediatamente se transformó en un am- plio movimiento que aspiraba al renacimiento del arte y de la manera de pensar y de vivir de los admirados antiguos.

Las tres grandes figuras que la literatura italiana (Dante, Petrarca y Boccaccio) aporta a la cultura medieval europea anuncian ya el nuevo espíritu renacentista. Dos son poetas:

  • El florentino Dante Alighieri (1265-1321) participó activamente en las luchas políticas de su tiempo, lo que le costó el destierro de su ciudad natal. Fue un activo defensor de la unidad italiana. Escribió varios tratados en latín sobre literatura, política y filosofía. En italiano escribió poesía amorosa (Rime) y la Vita nuova, en la que relata en prosa, intercalando poemas, su gran amor por Beatriz. Estas obras se encuadran en el dolce stil nuovo. La Divina Comedia, compuesta entre 1307 y 1321, es una de las obras maestras de todos los tiempos. En las tres partes del poema, escritas en tercetos encadenados, Dante narra un alegórico viaje al mundo de ultratumba. En el infierno y el purgatorio le sirve de guía el poeta Virgilio, y en el paraíso, su amada Beatriz.
  • El escritor toscano Francesco Petrarca (1304-1374) es ya un hombre moderno por su inquietud intelectual. Está considerado el padre del Humanismo, movimiento cultural basado en la recuperación de la Antigüedad, que será la base ideológica del Renacimiento. Fue un gran estudioso de los autores de la antigua Roma y escribió además numerosos libros en latín: tratados filosóficos y religiosos, obras históricas y poesía lírica y épica. Sin embargo, es aún más importante su obra en italiano. En su Cancionero recogió y ordenó sus poesías de amor, dedicadas a Laura, a quien, como Dante, amó con un amor imposible truncado por una temprana muerte. La hondura de la indagación en sus sentimientos y la perfección formal y métrica de su estilo tendrán una gran influencia en la lírica europea posterior.

Otras literaturas renacentistas:

El resto del continente no se mostró insensible a las novedades provenientes de Italia. En Francia destacan tres grandes figuras: François Rabelais, autor de Gargantúa y Pantagruel, novela cómica y miscelánea, y Pierre de Ronsard. Prolífico poeta de inspiración petrarquista, reflejó en sus Sonetos para Helena un amor tardío. Michel de Montaigne (1522-1560) creó un nuevo género con sus Ensayos, reflexiones desde una óptica personal sobre todo tipo de temas.

En Portugal también hallamos poetas petrarquistas, como Luis de Camoens (1524-1580), autor de Os Lusiadas, epopeya culta y patriótica de casi nueve mil versos sobre las expediciones de Vasco de Gama.

Otro humanista europeo de gran influencia en su época fue el holandés Erasmo de Rotterdam (1466- 1536), autor del Elogio de la locura (1509). Su amigo, el inglés Tomás Moro (1478-1535), fue autor de la famosa Utopía, descripción de una sociedad ideal.

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Durante dos años he trabajado en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza y actualmente me encuentro en la Sección Internacional Española del CSI Europole de Grenoble. Pulsa aquí para saber más de mí