Y más cosas

Lírica renacentista

Un completo documento adaptado a secundaria que pasa revista al primer renacimiento español (Garcilaso) y al segundo (Fray Luis, San Juan). Ofrece varias lecturas y practica con todo lo aprendido. 

1– CARACTERÍSTICAS GENERALES

El Renacimiento (siglo XVI) es más que una corriente artística. Es una nueva forma de estar en el mundo que vuelve sus ojos a la Antigüedad clásica, a Grecia y a Roma. De ahí el nombre “Renacimiento”. A esta forma de ver el mundo, de revalorización del hombre e interés por el arte se conoce con el nombre de Humanismo.

2– LÍRICA RENACENTISTA.

Podemos dividir el siglo XVI en dos periodos diferenciados.

  • Durante la primera mitad del siglo, la influencia italiana es muy importante. Es un periodo en el que nuestra poesía se adapta a las formas y a los temas de poetas como Dante, Petrarca.
  • Durante la segunda mitad del siglo XVI se produce, como reacción a los movimientos protestantes que se producen en el norte de Europa, la Contrarreforma. En nuestra literatura esto se traduce en una importancia creciente de la literatura religiosa

3– PRIMER RENACIMIENTO GARCILASO DE LA VEGA

Las formas italianas son introducidas en España gracias a la pluma de Juan Boscán y, sobre todo, de Gracilazo de la Vega durante el reinado del primero de los Austrias, Carlos I (también conocido como emperador Carlos V).

El autor

Nació en Toledo en 1501. Murió joven al tratar de asaltar una fortaleza, en 1536. Es ejemplo de caballero renacentista, poeta y soldado. Se casó con Elena de Zúñiga, pero vivió enamorado de una dama portuguesa, Isabel Freire. Se cree que la mayoría de sus poemas amorosos van dirigidos a esta dama casada, incluso después de que ella muriera. Conoció la poesía italiana y escribió adoptando las nuevas formas y modernizando la poesía castellana.

Su obra

Es célebre por sus églogas en las que se ofrecen los lamentos de los pastores Salicio y Nemeroso, rechazado uno por su amada, Galatea, muerta la adorada del segundo, Elisa. Son también famosos sus sonetos.

4– SEGUNDO RENACIMIENTO. ASCÉTICA Y MÍSTICA

La poesía durante el reinado de Felipe II se caracteriza por la temática religiosa. Las formas y temas del primer Renacimiento se adaptan a esta nueva temática.

Fray Luis de León

Profesor de la Universidad de Salamanca, cultiva la poesía ascética. Cultiva las formas poéticas del renacimiento en sus odas, que tienen gran musicalidad. Uno de los tópicos más famoso es el beatus ille (tomado del escritor latino Horacio) que invita a vivir en la naturaleza, alejado del bullicio de la ciudad. Fue encarcelado por su traducción del Cantar de los Cantares del hebreo.

Santa Teresa de Jesús

Teresa de Cepeda y Ahumada es representante de la literatura mística. Más conocida por su obra en prosa, en la que describe su experiencia de unión con Dios. Su estilo sencillo y humilde no oculta una personalidad muy fuerte y emprendedor.

Santa Teresa de Jesús es una de las primeras escritoras famosas. Su ejemplo sirvió a muchas mujeres en los siglos posteriores.

San Juan de la Cruz

Tras conocer a Teresa de Jesús se une a ella y a la reforma de la Orden del Carmelo. Su obra mística es breve. Describe en su poesía la unión mística del alma con Dios adoptando las formas de la literatura amorosa.

SABER MÁS

Los descubrimientos científicos, la conquista de lo que se llamó “Nuevo Mundo” (América), el desarrollo del comercio, las ciudades y la confianza en el ser humano (antropocentrismo) son claves de la nueva época.

SABER MÁS

Entre las características y temas propios del Renacimiento destacamos:

  • Métrica italiana: versos de 7 y 11 sílabas; empleo de estrofas como la lira o la silva. Adopción del soneto como forma característica.
  • El tema amoroso es muy frecuente. La lírica petrarquista habla de una mujer de belleza suma (cabellos rubios, piel blanca, labios rosados) que con frecuencia no responde favorablemente a los requerimientos del poeta. También aparece con frecuencia la naturaleza, idealizada, que es testigo silencioso de las quejas del poeta.
  • Tópicos latinos: carpe diem (disfruta el momento), locus amoenus (lugar agradable).
  • Influencia de la mitología grecolatina: dioses, héroes y mitos aparecen con frecuencia.

SAMER MÁS

En la Oda a Francisco Salinas de Fray Luis leemos:

¡Qué descansada vida

La del que huye del mundanal ruido

Y sigue la escondida

Senda, por donde han ido

Los pocos sabios que en el mundo
» han sido!

 

SABER MÁS

Muchas mujeres poetas se encontraron con el problema de un código poético formalizado que escribía a una dama que no correspondía al amor. Algunas escribían como si fuesen hombres enamorados de una mujer. Otras optan por la ambigüedad y se dirigen a un genérico tú. Un tercer grupo elige la égloga como molde poético.

ACTIVIDADES

1– Lee el poema “Noche oscura” de San Juan de la Cruz.

  • Analiza la métrica. Cuánto miden los versos? ¿cómo se llama esta estrofa? ¿cuál es el origen de la estrofa?
  • Resume el contenido: lee el contenido y explícalo de dos maneras.
    • Como un poema amoroso.
    • Como un poema religioso.

2– Señala las características propias del Re­nacimiento en el poema.

  • Señala los recursos literarios que encuentres en el poema. ¿Por qué crees que los utiliza el poeta?

3– Lee la égloga de Garcilaso de la Vega. Mide los versos y señala las características propias del Renacimiento en el poema.

4– Busca información sobre la vida y la obra de Santa Teresa. Redacta un informe con las conclusiones.

5– Lee el poema “Aquí la envidia y la mentira…”. Analiza la métrica: ¿cuánto miden los versos? ¿cómo se llama esta estrofa? ¿cuál es el origen de esta estrofa? Relaciona el contenido del poema con la vida del propio Fray Luis.

 

 En una noche oscura,

con ansias, en amores inflamada,

¡oh dichosa ventura!,

salí sin ser notada

estando ya mi casa sosegada.

A oscuras y segura,

por la secreta escala, disfrazada,

¡oh dichosa ventura!,

a oscuras y en celada,

estando ya mi casa sosegada.

En la noche dichosa,

en secreto, que nadie me veía,

ni yo miraba cosa,

sin otra luz y guía

sino la que en el corazón ardía.

Aquésta me guiaba

más cierto que la luz de mediodía,

adonde me esperaba

quien yo bien me sabía,

en parte donde nadie parecía.

¡Oh noche que guiaste!

¡oh noche amable más que el alborada!

¡oh noche que juntaste

Amado con amada,

amada en el Amado transformada!

En mi pecho florido,

que entero para él solo se guardaba,

allí quedó dormido,

y yo le regalaba,

y el ventalle de cedros aire daba.

 El aire de la almena,

cuando yo sus cabellos esparcía,

con su mano serena

en mi cuello hería

y todos mis sentidos suspendía.

Quedéme y olvidéme,

el rostro recliné sobre el Amado,

cesó todo y dejéme,

dejando mi cuidado

entre las azucenas olvidado.

Égloga de Garcilaso

El dulce lamentar de dos pastores,

Salicio juntamente y Nemoroso,

he de contar, sus quejas imitando;

cuyas ovejas al cantar sabroso

estaban muy atentas, los amores,

(de pacer olvidadas) escuchando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.