Literatura,  Y más cosas

Imágenes de un espejo roto

 Ahora que puedo ya saber que está mi vida hecha,
en la penumbra de esta dormida habitación
que da al jardín de mi lejana adolescencia 
(aún rozan los cristales
los jázmines, las alas de los pájaros),
la miro reflejada 
en los fragmentos rotos de este espejo
que no ha sobrevivido a su pasar
pausado y velocísimo;
se muestran las imágenes sin voz
y  el estaño perdido las extraña.  

 ¿Y es lo que veo ahora todo cuanto viví?
Debo robar palabras, o inventarlas, y conocerle al mundo
aquel fulgor que tuvo, 
pues todo se me acaba, en esta habitación,
al ver mi rostro roto
en todos los pedazos de este espejo ahora roto.
¿Y en dónde se han perdido el amor y el dolor,
esta verdad pequeña de haber sido?  

 ¿Cómo salvarla, en su inutilidad,
antes de que me arrojen adonde todo está anulado,
y ni siquiera el sueño
será capaz de hilar la imagen fantasmal, que el día desvanece?
¿La salvaréis vosotros,
que veis lo que ahora miro, en este texto roto,
en el istante vano del feliz parpadeo
que es toda la sustancia del ser que os fundamenta?  

 Dios pasea la gran negra humareda desu cuerpo
Por el jardín estéril del Espacio curvado
(y caen de susmanos los soles, y estas centellas tristes
que lucen, y que somos, y se apagan),
con la Verdadque sólo a Él pertenece.
Ese Dios fantasmal que crea y desconoce, y que camina
con su bastón de ciego.

Poesía completa 1970-1997: Ensayo de una despedida. Tusquets: Barcelona 1999 

Víctor Villoria

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Actualmente en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza Pulsa aquí para saber más de mí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.