Y más cosas

Hockey

A partir de una curiosa noticia deportiva, este editorial se plantea aspectos de mayor transcendencia. Muy recomendable. 

El equipo de hochey sobre patines de Rusia se convirtió anteayer, en Madeira, sin saberlo, en el símbolo del Tercer Mundo. Perdió por 61-0 frente a España porque no llevaba los patines adecuados. Los rusos, según la excelente crónica de Joan Carles Armengol, para El Periódico, «jugaban con patines de cuatro ruedas en línea- a excepción del portero, que calzaba los patines tradicionales, con dos ruedas a cada lado-, de los cuales sólo disponía de cuatro pares». Es decir, que, según prosigue la información, «cada vez que se efectuaba un cambio, el jugador que salía se descalzaba para dejar sus patines al que entraba, lo que provocó que, en ocasiones, el equipo ruso se encontrar con sólo dos jugadores sobre la pista». Por si fuera poco, los jugadores equipaban diferentes tipos de calzones y algunas camisetas mostraban remiendos hechos con cinta adhesiva.
La cuestión es: ¿hay que permitir jugar un campeonato mundial a quien no dispone de equipo adecuado?. La vida, campeonato supremo, no ofrece grandes oportunidades para quien no cuenta con el equipo completo: buen calzado, buena ropa, el estómago feliz y una cuantas generaciones detrás, bien alimentadas, que garanticen un rendimiento intelectual razonable. El problema es que un número reducido de jugadores dispone de excesivo número de complementos.
Según los últimos informes, el 20% de la población mundial controla el 83% de los recursos. Ésos van surtidos de mudas. En cuanto al resto, cuando nacen no tiene ni las calles puestas. Lo cual convierte la polémica sobre si debe dedicarse o no el 0’7% de los presupuestos al Tercer Mundo en un asunto bastante lamentable.
Aquí de lo que se trata es de empezar a distribuir patines. Aunque sólo sea para que tengamos con quién jugar.

Víctor Villoria

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Actualmente en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza Pulsa aquí para saber más de mí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.