Literatura,  Poesía

Garcilaso. Oda a la flor de Gnido.

Con este poema se introdujo en España la lira, una combinación de heptasílabos y endecasílabos que Garcilaso supo adaptar perfectamente al ritmo castellano, más sobrio hasta entonces.
Oda a la flor de Gnido.
Si de mi baxa lira

tanto pudiese el son, que en un momento

aplacase la ira

del animoso viento

y la furia del mar y el movimiento;

 

y en ásperas montañas

con el suave canto enterneciese

las fieras alimañas,

los árboles moviese,

y al son confusamente los traxese;

 

no pienses que cantado

sería de mí, hermosa flor . . .

Contenido restringido
Este contenido está restringido a suscriptores pero ES GRATIS. Pulsa AQUÍ para hacerte suscriptor
Si ya eres suscriptor Valídate

Víctor Villoria

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Actualmente en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza Pulsa aquí para saber más de mí