Proyecto Aula.

Exposición y argumentación.

En esta entrada se ofrece una introducción a los textos expositivos y argumentativos que se desarrollará en 4º de ESO. Tras dar un vistazo a las características generales se trabaja con un texto sobre el uso del uniforme en la escuela pública. 

Este tipo de textos los estudiaremos con detenimiento en 4º de ESO. Aquí te ofrecemos una introducción.

 

1- LA EXPOSICIÓN

Un texto expositivo es el que ofrece la información sobre un tema determinado de forma objetiva. Por ello, la función predominante es la referencial. Pueden ser orales o escritos, pero en ambos casos, el lenguaje que se utiliza es formal.

 

Tipos

 

Características lingüísticas

 

Estructura de los textos expositivos

 

2- LA ARGUMENTACIÓN

Estos textos ofrecen un posicionamiento ante un tema, una opinión. El objetivo de este tipo de texto es convencer al interlocutor de algo, es decir. Predomina la función apelativa.

 

Elementos

En los textos argumentativos distinguimos:

La tesis: la posición del autor ante el tema (no confundas el tema o asunto con la tesis, que es la opinión ante ese asunto).

Los argumentos: ideas de las que se sirve el autor para defender la tesis.

Lenguaje de los textos argumentativos

 

Argumentos

Tesis: hay que prevenir el consumo de tabaco entre los adolescentes.

Argumento lógico: los adolescentes que fuman tienen más riesgo de padecer enfermedades en la edad adulta como consecuencia del tabaco. Tabaco (causa) —> enfermedad (efecto)

Tesis: no hay que abandonar a las mascotas durante las vacaciones de verano.

Argumento emocional: las mascotas no nos harían eso a nosotros.

 

SABER MÁS

Los exámenes son textos expositivos. Conocer sus características te ayudará a redactar mejor tus respuestas.

SABER MÁS

“El lenguaje como instrumento de comunicación permite romper las barreras del conocimiento y estar al tanto de los últimos acontecimientos científicos. La responsabilidad que asume el científico de validar, falsear o imponer nuevas teorías que sean capaces de crear nuevos conocimientos o corroborar los que ya existen, a través de su discurso, exige que el lenguaje utilizado para la transmisión de estos saberes pueda difundirse por toda la comunidad científica sin ningún tipo de interferencias [fusion_builder_container hundred_percent=»yes» overflow=»visible»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»][…]. Todo esto es posible siempre que el código lingüístico utilizado tanto por el emisor como por el receptor sea el mismo”.

 

Batista, Judith, Beatriz Arrieta y Rafael Meza. Elementos semántico-lexicales del discurso científico-técnico inglés y su traducción.

 

SABER MÁS

La estructura de los textos argumentativos es similar a la de los textos expositivos; depende del momento en el que el autor ofrece su tesis:

 

SABER MÁS

El empleo de un tipo de argumento u otro depende de los distintos elementos de la comunicación, especialmente del tipo de mensaje, del receptor y del contexto. El hecho de estar de acuerdo o no con una opinión no quiere decir que se estén empleando los argumentos correctos.

 

ACTIVIDADES

1– Señala el tema del que trata este texto.

2– Se trata de un texto argumentativo, pues el autor plantea su propia postura. ¿Cuál es la tesis del texto?

3– ¿Qué razones a favor del uniforme escolar aparecen en el texto? ¿Qué argumentos en contra del uniforme escolar aparecen en el texto? ¿Con cuáles está de acuerdo el autor?

5– Establece la estructura del texto. ¿Es un texto inductivo o deductivo?

6– Observa la importancia de la palabra “pero” del segundo párrafo. Coloca ese “per­o” al inicio del texto y después cam­bia el orden de los párrafos de modo que el texto comience con “Vestir de uniforme…” y continúe con “Pero la introducción…” ¿Qué ha cambiado en el texto?

 

La introducción del uniforme escolar en los centros públicos no es una medida anodina. Puede herir sensibilidades, dar lugar a conflictos o abrir un debate más amplio sobre un orden social dado. Desde un punto de vista psicológico, atañe a la sempiterna tensión entre la necesidad de ser al mismo tiempo semejante y diferente de los demás. Los argumentos a favor del uniforme son numerosos y conocidos. Se imagina como un freno al marquismo, a ver los centros escolares como una pasarela. Desde una perspectiva psicosocial, se añade que el uniforme acabaría con la comparación entre los alumnos, se destronaría el estilo de vestir como signo de diferencias sociales, económicas, étnicas, religiosas, nacionales o incluso entre pandillas. Se cree también que favorece la disciplina, y la concentración. No faltan tampoco razones de tipo económico o de sentido práctico.

Pero vestir de uniforme tiene tras sí una larga historia. Recordemos, por ejemplo, cómo el cuello Mao se impuso a 900 millones de habitantes. El uniforme ha sido un instrumento para establecer jerarquías y distancias entre clases o entre castas. En suma, el uniforme trae a la memoria lo militar, la penitenciaría, la hospitalización, el internado. Evoca la despersonalización, lo homogéneo, la falta de iniciativa y de autonomía o la ausencia de sensibilidad estética. Suele oponerse a modernidad, innovación y juventud.

 

Juan Antonio Pérez, «Una reflexión psicosocial»,

El País, 17 de junio de 2008.

Textos Marea Verde de Lengua y Literatura ((Los autores de cada libro se indican en el interior del mismo)) / CC BY-NC-SA 3.0
[/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]
Salir de la versión móvil