Y más cosas

El sustantivo. Teoría.

Este documento es la base de todos los demás documentos sobre el sustantivo. Constituye la base teórica para realizar todos los ejercicios interactivos sobre el sustantivo y conviene, por tanto, recurrir a él cuando los fallos se acumulen o surjan dudas concretas. El nivel está adaptado para la Educación Secundaria Obligatoria.

EL SUSTANTIVO.

       Los sustantivos, también conocidos como nombres, son palabras que designan entidades, es decir, seres materiales e inmateriales, tales como niña, perro, mar, soberbia o Londres. Formalmente los sustantivos se componen de una raíz o lexema y de desinencias, también llamadas morfemas flexivos, de género y número y, a veces, un morfema derivativo.

       Al igual que otras palabras podemos clasificarlas en función de su forma (morfología), su significado (semántica) y de su función (sintaxis).

SEMÁNTICA. CLASIFICACIÓN POR EL SIGNIFICADO.

Atendiendo a su significado, los sustantivos pueden ser:

  • Comunes. Nombran seres u objetos sin diferenciarlos de otros de su misma clase: perro, gato, etc. Son, en definitiva sustantivos genéricos que se aplican a toda una especie o clase. Para referir a un individuo concreto y no a toda la clase se le añaden los determinativos y los adjetivos: Ese perro negro.
  • Propios. Nombran un ser diferenciándolo de otros de su clase: Lourdes, Segovia, Mulhacén. Son, por tanto, individuales.

 

  • Concretos. Designan seres u objetos que se pueden percibir por los sentidos: Rosa, tren, pitido, aroma, Pirineos.
  • Abstractos  Designan ideas o cualidades que no se perciben directamente por los sentidos. Son, básicamente, ideas o sentimientos: sencillez, bondad, salud, ternura.

 

  •  Individuales. Nombran en singular a un solo ser: oveja, soldado, perro, barco. A veces, los sustantivos individuales se utilizan en singular con valor colectivo: El hombre [fusion_builder_container hundred_percent=»yes» overflow=»visible»][fusion_builder_row][fusion_builder_column type=»1_1″ background_position=»left top» background_color=»» border_size=»» border_color=»» border_style=»solid» spacing=»yes» background_image=»» background_repeat=»no-repeat» padding=»» margin_top=»0px» margin_bottom=»0px» class=»» id=»» animation_type=»» animation_speed=»0.3″ animation_direction=»left» hide_on_mobile=»no» center_content=»no» min_height=»none»][los hombres y mujeres] es admirable.
  • Colectivos. Nombran en singular a un conjunto de seres: rebaño, ejército, jauría, flota.

 

  • Contables. Nombran realidades que se pueden contar: día, siglo, libro, etc.
  • Incontables. Nombran realidades que no se pueden contar1.   Agua, arena, aire, simpatía.

 

MORFOLOGÍA. CLASIFICACIÓN POR LA FORMA.

El sustantivo es una palabra que tiene, como norma general, variaciones de género y número.

Género

       El género es un elemento gramatical que en español poseen todos los sustantivos. Atendiendo a su género, los sustantivos se clasifican en masculinos y femeninos:

  • Son sustantivos masculinos aquellos que pueden combinarse con la forma masculina del artículo y de los adjetivos: el niño alto.
  • Son sustantivos femeninos aquellos que pueden combinarse con la forma femenina del artículo y de los adjetivos: la niña alta.

       La mayoría de los sustantivos o son masculinos o femeninos pero existen sustantivos que admiten variación de género porque se corresponden con sustantivos que distinguen sexo y, en consecuencia, pueden ser masculinos o femeninos: niño/niña, actor/actriz. En estos casos el sexo se marca mediante otros procedimientos y así hablaremos de sustantivos:

  • Ambiguos: son sustantivos que nombran cosas que pueden llevar indistintamente artículos y adjetivos masculinos o femeninos sin que cambie su significado: el profundo mar/ la mar agitada; el margen derecho/ la margen izquierda.
  • Comunes: aquellos que se refieren a personas y cuya variación de género provoca una modificación de significado, pues designan individuos de distinto sexo: el pianista húngaro/ la pianista húngara; ese joven moreno/ esa joven morena.
  • Epicenos: tienen forma única que lleva el artículo y el adjetivo en el mismo género, tanto para un sexo como para el otro: la persona más tierna; el bebé dormilón. Siempre se refiere a seres animados.
  • Heterónimos: Usan sustantivos totalmente diferentes para el masculino y para el femenino: padre/madre, caballo/yegua.

 

Número

       El número es también un elemento gramatical que poseen todos los sustantivos. En función del número, los sustantivos pueden estar en singular o en plural:

  • En singular nombran a un solo ser u objeto individual o colectivo (pared), y no se añade ningún morfema para indicar el singular. Es lo que llamaremos morfema de grado cero (Ø).
  • En plural nombran a varios seres u objetos de una misma clase (cosas).

 Formación del plural

¿Cómo se forma el plural en los sustantivos?

 De manera general y no sistemática cabe tener en cuenta las siguientes reglas:

  • Si la palabra en singular termina en vocal hemos de añadir una –s. Ejemplo: Azotea / azoteas.
  • Si la palabra en singular termina en consonante hemos de añadir –es. Ejemplo: Alud / aludes.
  • Si la palabra en singular termina en –í o –ú tónicas podemos alternar –s o –es. Ejemplo: rubí /rubíes; menú / menús.
  • Si el sustantivo termina en –s no añadimos nada. Ejemplo: crisis / crisis.

 SINTAXIS.

Sintácticamente se combina con otras categorías (principalmente determinantes y adjetivos) y funciona como núcleo del sintagma nominal.

 

 PARA SABER MÁS.

 Los determinantes y el sustantivo.

Cuando un sustantivo femenino comienza por a o ha tónicas se combinan en singular con el artículo el (el agua) el y los determinantes masculinos un, algún y ningún. Salvo estas formas que “anormalmente” se utilizan en femenino se utiliza el masculino en todas las formas restantes de determinantes.

 Terminación del sustantivo

En castellano, es frecuente que los sustantivos masculinos terminen en -o y los femeninos en -a. Sin embargo, esto no basta para determinar el género, pues existen sustantivos masculinos que terminan en -a, como: mapa, problema o recluta, y femeninos que acaban en -o: mano, foto, etcétera.

Además, hay muchos sustantivos cuya terminación no indica si son masculinos o femeninos, como árbol o sed.

 

 El significado de la oposición masculino/ femenino.

En los sustantivos que sirven para nombrar a personas o animales, la distinción de género suele responder a una diferenciación de carácter sexual (niño/ niña); en otras ocasiones el cambio de género indica diferencias de tamaño, extensión, etc: (farol/ farola).

 La sustantivación.

Consiste en un cambio de categoría gramatical de una palabra que pasa a funcionar como un nombre. Las categorías que normalmente sufren procesos de sustantivación son las siguientes:

  •  Adjetivo: Los listos no siempre aprueba.
  • Un verbo. Caminar es bueno para la salud.
  • Un grupo de palabras. Quien bien te quiere te hará llorar.
  • Cualquier otra palabra que pueda funcionar en un determinado contexto como núcleo del sintagma nominal. Le dieron el sí.  Puso muchos peros.

 [/fusion_builder_column][/fusion_builder_row][/fusion_builder_container]

Víctor Villoria

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Actualmente en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza Pulsa aquí para saber más de mí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.