Literatura

El Romanticismo

La quiebra de la Ilustración y el nacimiento del Romanticismo

El Romanticismo es un movimiento cultural y artístico que surgió en Europa occidental en la primera mitad del siglo XIX como respuesta a la crisis en que habían entrado los ideales de la Ilustración, que podríamos resumir en cinco puntos:

  • La libertad de conciencia: El hombre es el único protagonista de su vida y de la historia. Es preciso que el individuo se libere de la tutela moral de la religión y de la tutela política del Estado y asuma la libertad que le es propia, abandonando la «minoría de edad» en la que secularmente ha vivido.
  • El arbitrio del Estado: El Estado se funda en un pacto entre ciudadanos libres que persiguen unos intereses generales dentro de un marco legal que sirve al bien común.
  • La revolución científico¬técnica: La razón empírica se considera el medio más seguro para alcanzar el dominio completo de la realidad, que permitirá revolucionar la técnica.
  • La revolución económico¬productiva: La capacidad técnica para actuar sobre el medio físico revolucionará la industria y contribuirá a mejorar las condiciones de vida de la población.
  • La fe en el progreso: Los puntos anteriores se implican uno a otro en una espiral que garantiza el progreso indefinido de la sociedad.

Una generación en crisis

Los románticos, cuya educación se apoya en este ideario, se muestran desencantados al comprobar que los valores en los que han puesto su fe se encuentran comprometidos y en trance de desaparecer.

  • Recorte de las libertades y censura en el pensamiento: Después de la aventura napoleónica, los gobiernos de todo el continente desean una restauración del Antiguo Régimen. El acontecimiento que marca su inicio es la celebración del Congreso de Viena en 1815, donde se toman medidas para frenar la difusión de las ideas liberales y se llega a un pacto, la Santa Alianza, para garantizar militarmente la estabilidad de las monarquías europeas.
  • El Estado refuerza su autoridad: Las revoluciones de 1830 y 1848 son sangrientamente reprimidas. Una vez erradicada la respuesta social y después de someter a las voces críticas, el Estado controla sin oposición el conjunto de los ámbitos humanos: político, económico, cultural…
  • Las paradojas de la revolución científico¬técnica: Las ventajas que trae consigo el desarrollo material no llegan al conjunto de la población, se margina al más débil. Por otra parte, la transformación del espacio físico produce grandes metrópolis agresivas, hostiles a lo natural y a lo humano.
  • La hipertrofia del ámbito económico¬productivo: El capital financiero ha cobrado autonomía y crece a expensas de gran parte de la población que vive en la miseria.
  • Escepticismo ante el progreso: Los fracasos acumulados hacen que se contemple con desconfianza el futuro.

¿Y ahora qué…?

Ésta es la pregunta a la que tienen que responder los jóvenes románticos. Han recibido una herencia difícil de gestionar. Los ideales que inspiraron a sus padres y los valores que éstos les inculcaron no se corresponden con la realidad inmediata. Viven con una conciencia «a dos niveles» sin suficiente unidad entre sí: de un lado, los principios y el espíritu; de otro, las frustrantes limitaciones del mundo en el que viven.

¿Merece la pena seguir luchando? ¿Hay que aceptar que el proyecto ilustrado ha fracasado definitivamente? ¿Qué les define como generación? ¿Dónde pueden encontrar un espacio propio?

En este tema podrás conocer las respuestas que los autores del momento ofrecieron a éstas y otras cuestiones, aunque ya adelantamos que no todas apuntaron en el mismo sentido…

El Romanticismo en España. Marco histórico

El siglo XIX empieza a recoger los frutos del gran esfuerzo que ha estado realizando la sociedad española para acercarse a Europa en la última centuria. Sin embargo falta crear un sistema que se ajuste a la nueva realidad. Se ha fomentado una burguesía, pero no se le ha dado un lugar en el poder, pues esto implicaría romper el monopolio absolutista e introducir el parlamentarismo.

La Guerra de la Independencia (1808¬1814) es el acontecimiento histórico con que se inicia este tránsito. Se suele decir que en España existió un Romanticismo vivido antes que literario. El dos de mayo de 1808, el pueblo de Madrid tiene una reacción visceral al interpretar las lágrimas del rey Fernando VII cuando sale de palacio para marchar a Francia como expresión de su rabia y su impotencia ante la invasión. Los siguientes años están caracterizados por el entusiasmo popular, nacionalista y patriótico. En 1812, las Cortes Generales reunidas en Cádiz promulgan una constitución que tendrá una vida muy breve, ya que en 1814, acabada la guerra y vuelto el rey, se instaura una monarquía absolutista de signo conservador. El sistema constitucional se recupera una década más tarde gracias al pronunciamiento del teniente coronel Rafael Riego, que inaugura el período que se conoce como Trienio Liberal (1820¬23). Sin embargo, la Santa Alianza saldrá en ayuda del rey enviando un ejército de 132.000 soldados franceses (los «cien mil hijos de San Luis») que pone fin a las libertades. Comienza así la Década Ominosa (1823¬1833) caracterizada por la represión, la censura y el exilio de intelectuales. A la muerte del rey, asistimos a la Regencia de María Cristina (1833¬1840) marcada por la primera Guerra Carlista, una guerra civil entre los partidarios del infante Carlos María Isidro de Borbón, absolutistas, y los de Isabel II, liberales. El triunfo corresponderá a estos últimos. Tras la Regencia de Espartero (1840¬43), Isabel II accede al trono, aunque no traerá la paz. Las tensiones continuarán en la segunda mitad del siglo con nuevos enfrentamientos civiles y un gran derroche de valor y energías, muchas veces estéril.

Tendencias y estética

En el Romanticismo conviven dos ideologías que se manifiestan con un único código.

  • Por un lado tenemos autores liberales¬nihilistas, como Espronceda o Larra, que entienden el proyecto ilustrado como una tarea pendiente que no se ha llegado a completar por falta de energía. Son idealistas y revolucionarios.
  • Por otro tenemos autores católicos¬conservadores, como Zorrilla o Bécquer, desencantados con la realidad presente que no alcanza a colmar sus anhelos. Se apartan de la dimensión material en la que se ven limitados y apuestan por las realidades espirituales que encuentran en sus propias obras (esteticismo) o en la transcendencia (fe en Dios).

Ambos grupos comparten una misma estética basada en la imaginación. Hasta el siglo XVIII, el fundamento de la literatura era la imitación. La imaginación era una instancia secundaria, un depósito de imágenes del que nos servimos para crear, respetando la correspondencia entre obra y realidad. Los románticos piensan que con la imaginación podemos crear mundos nuevos; no es un archivo, sino un centro de producción. Esto convierte al escritor en un ser divino, iluminado, pues repite en su mente finita el acto eterno de creación de la mente infinita. Eso no quiere decir que la realidad desaparezca; se reinterpreta: se piensa que la realidad es un ejemplo, una metáfora, una barrera que hay que traspasar para llegar al fundamento de las cosas.

Características generales de la literatura romántica

El Romanticismo se presenta en oleadas que van cambiando de carácter. En España suelen distinguirse tres fases: Prerromanticismo (hasta 1833), de carácter conservador; apogeo del Romanticismo (entre 1833 y 1843), de carácter liberal; Posromanticismo (a partir de 1843), conservador e intimista. En general, el movimiento se podría caracterizar mediante tres rasgos:

  • La fantasía, el sentimiento y la imaginación. Los textos presentan amores apasionados, escenas de ultratumba, fantasmas, visiones, recreaciones idealizadas del pasado (particularmente medieval: castillos, monasterios), lugares exóticos (del mundo musulmán o asiático).
  • Libertad. En dos planos:  artística (eliminación de las unidades aristotélicas de acción, tiempo y lugar, mezcla de géneros y estilos: la prosa y el verso, lo trágico y lo cómico, uso de polimetría) y personal (actitud rebelde ante el destino trágico y las normas sociales; en muchas ocasiones la única posibilidad de ser libre es abandonar la sociedad, de ahí el gusto por los personajes marginales: el pirata, el mendigo, Don Juan…)
  • Individualismo. Se exalta el propio yo y también la propia nación recogiendo sus rasgos diferenciales. Se impulsa el costumbrismo y la literatura popular (romances, baladas, cuentos tradicionales, coplas, refranes, leyendas), así como las literaturas regionales catalana, gallega y vasca.

José de Espronceda

José de Espronceda (1808¬1842) es el autor que mejor encarna la vertiente revolucionaria del Romanticismo. A los quince años fundó una sociedad secreta, Los Numantinos, que tenía como objetivo derribar el gobierno absolutista. Sufrió prisión y, más tarde, tuvo que marchar al exilio. Conoció en Portugal al amor de su vida, Teresa Mancha, cuya prematura muerte sumió al poeta en la desesperación. Regresó a España acogiéndose a una amnistía y se dedicó a la política hasta su muerte.

Su obra se puede dividir en tres bloques:

  • El estudiante de Salamanca: Se trata de un extenso poema de algo más de 1700 versos que desarrolla el tema clásico del donjuán. Félix de Montemar seduce y abandona a la inocente Elvira que muere con el corazón roto. Una noche, Félix se topa con una misteriosa dama que le atrae poderosamente e inicia su persecución a través de las calles de Salamanca. Poco a poco abandona el mundo de los vivos y se adentra en un ámbito fantasmagórico: contempla su propio entierro, baja al mundo de los muertos, se enfrenta a espectros y al final celebra sus bodas con la misteriosa dama que no es otra que el esqueleto de Elvira.
  • El diablo mundo: Se trata de una obra fragmentaria en la que se reflexiona sobre la existencia del hombre. Es célebre su cuarta parte, el Canto a Teresa, una elegía dedicada a su amante.
  • Poemas cortos: Merece la pena destacar Canción del pirata, El mendigo, El reo de muerte o Canción del cosaco, inspirados en personajes marginales.

Gustavo Adolfo Bécquer (1836¬1870)

El lírico más importante del Romanticismo español nació en Sevilla. Huérfano desde los once años, a los dieciocho decide trasladarse a Madrid donde emprenderá una carrera literaria y periodística que nunca le permitió gozar de independencia económica. Enamorado de Elisa Guillén, cuando ésta le ignora, se desespera y decide casarse precipitadamente con Casta Esteban, con la que tiene dos hijos. Bécquer tiene enormes dificultades para mantener el hogar con su trabajo. Su mujer lo abandona y a partir de entonces lleva una vida bohemia y desilusionada. Muere de tuberculosis cuando su matrimonio iba a rehacerse.

Las obras más importantes de Bécquer son:

  • Rimas: Una colección de cerca de cien poemas breves, la mayoría de dos a cuatro estrofas, con métrica variada. El tono es intimista, dolorido, melancólico. Las primeras composiciones son una reflexión sobre la creación poética, desde la óptica romántica. A partir de ahí desarrolla una biografía sentimental que acaba con el fracaso de la relación entre los enamorados; sobre esta línea se articulan diferentes temas: el amor y la naturaleza, el amor ideal, el anhelo de fusión con la amada, la fugacidad del amor, la ruptura, la traición, el dolor, el despecho, la soledad, el olvido, el sueño y la muerte como único consuelo.
  • Leyendas: Son veintiocho relatos localizados fundamentalmente en la Edad Media, con personajes melancólicos, desgarrados y un ambiente misterioso, sobrenatural, cercano al sueño. Su temática es variada: amor (El monte de las ánimas, Los ojos verdes, La corza blanca), música (El miserere, Maese Pérez el organista), religión (La rosa de pasión, La promesa , La cruz del diablo, El cristo de la calavera), exotismo, orientalismo (El caudillo de las manos rojas, La Creación).

Mariano José de Larra (1809¬1837)

Nació en Francia, donde su familia había tenido que exiliarse (su padre, médico, había atendido a heridos franceses durante la Guerra de la Independencia). Su personalidad está marcada por la insatisfacción. En la esfera pública no pudo disfrutar de la libertad social y política que ansiaba. En su vida personal se enamoró de una mujer casada, Dolores Armijo, que se convirtió en su amante. Cuando ella lo abandona, el autor se suicida.

Larra destaca como periodista crítico y satírico. Escribió más de doscientos artículos (muchos de ellos con el pseudónimo de Fígaro), que suelen clasificarse en tres grupos:

  • Artículos de crítica de costumbres: El casarse pronto y mal, El castellano viejo, Vuelva usted mañana, El mundo todo es máscaras. Todo el año es Carnaval.
  • Artículos de crítica política: Un reo de muerte, El día de Difuntos de 1836.
  • Artículos de crítica cultural: ¿Quién es el publico y dónde se encuentra?, El sí de las niñas.

Suelen presentar una estructura tripartita:

  • Introducción: Plantea el tema que va a desarrollar.
  • Anécdota: Se trata de un pequeño relato que pretende ilustrar y desarrollar la tesis apuntada al inicio.
  • Conclusión: Extrae las consecuencias prácticas que se derivan de la experiencia que ha referido.

José Zorrilla (1817-1893)

José Zorrilla es el dramaturgo más destacado del Romanticismo español. La biografía de Zorrilla resulta bastante azarosa. Su padre, un rígido magistrado tradicional y conservador, no se lleva bien con su hijo díscolo, rebelde y bohemio. El joven Zorrilla, con diecinueve años, decide huir de casa y va a Madrid para dedicarse a la literatura. Después de un año de estrecheces, el escritor se da a conocer en el entierro de Mariano José de Larra leyendo un panegírico dedicado al autor. Entra en contacto con el gran mundo literario y se abre camino hacia la fama. Comienza una vertiginosa producción literaria entre la aclamación general: El puñal del godo, Don Juan Tenorio, Traidor, inconfeso y mártir, A buen juez mejor testigo. Sin embargo, en sus últimos años pasa apuros económicos, sus libros y artículos ya no se publican, el Estado suprime su pensión. Muere pobre y desilusionado.

Su obra más conocida es Don Juan Tenorio, la historia clásica del burlador. El argumento parte de una apuesta entre el protagonista y un rival, don Luis Mejía, que le reta a completar su lista de conquistas seduciendo a una novicia. Don Juan acepta y añade al reto la prometida de don Luis, doña Ana de Pantoja. Logra engañar a doña Ana, pero se enamora locamente de la joven novicia doña Inés, que conseguirá que el libertino se arrepienta de sus malas acciones, implore la misericordia de Dios y obtenga así la salvación por el amor.

Ángel de Saavedra, Duque de Rivas (1791¬1865)

Este cordobés fue uno de los intelectuales que tuvieron que exiliarse en 1823, año en que se dictó contra él una condena de muerte. Pasó a Londres y de allí a Italia, Malta y Francia, donde se ganó la vida pintando cuadros. Regresó a España acogiéndose a la amnistía de 1833 y heredó el título de duque de Rivas. En 1836 es nombrado ministro, pero al año siguiente se ve obligado a huir de nuevo del país, después de haberse pasado al bando conservador. Regresa a España en 1838, se convierte en senador y, más tarde, en embajador de España en Nápoles y París. En el momento de su muerte era el presidente de la Real Academia Española.

Su obra más importante es Don Álvaro, o la fuerza del sino. El protagonista está enamorado de Leonor, hija del marqués de Calatrava, que se opone a su relación. Los novios intentan huir, pero son descubiertos por el marqués. Cuando don Álvaro rinde su pistola en señal de sumisión, el arma se dispara y mata al padre de Leonor. El protagonista, desesperado, marcha a combatir a Italia, donde salva la vida a Carlos, hijo del marqués de Calatrava. Cuando éste lo reconoce, lo desafía y don Álvaro lo mata. Mientras tanto, Leonor se ha convertido en ermitaña y vive cerca de un convento donde don Álvaro se retira a hacer penitencia. Don Alfonso, el otro hijo del marqués, lo persigue, lo desafía y muere a manos de don Álvaro, que pide socorro para el moribundo. Acude Leonor, a la que su hermano, creyéndola casada con el asesino de su padre, mata de una puñalada. Alfonso aterrado por tanta desgracia se suicida lanzándose por un precipicio.

Otros autores

En este breve recorrido por el Romanticismo no podemos olvidar a Rosalía de Castro, extraordinaria escritora que marca el Rexurdimento de las letras gallegas. De carácter melancólico y atormentado, tal vez por su condición de hija ilegítima, su obra gira en torno a tres núcleos temáticos: la evocación de Galicia, sus gentes, costumbres y tradiciones; la denuncia de la injusticia social, de las penurias de los emigrantes, de la falta de libertad; y la angustia existencial, el dolor por el paso del tiempo y la proximidad de la muerte. Escribió tres grandes libros: Cantares gallegos, Follas novas y En las orillas del Sar.

Merece la pena recordar a otras autoras como Carolina Coronado o Gertrudis Gómez de Avellaneda, que, además de abordar los temas al uso ¬ la angustia de vivir, la naturaleza, el amor, la evocación del pasado ¬, reflexionan sobre su condición femenina reivindicando para la mujer un papel distinto al que se le ha atribuido tradicionalmente.

La nómina de dramaturgos quedaría incompleta si no citáramos a Francisco Martínez de la Rosa, La conjuración de Venecia; Antonio García Gutiérrez, El trovador; y Juan Eugenio Hartzenbusch, Los amantes de Teruel.

También hay que tener en cuenta a Enrique Gil y Carrasco, El señor de Bembibre, como autor de novela histórica.

Finalmente, mencionaremos a Jacinto Verdaguer, representante de la Renaixença de las letras catalanas, con sus poemas épicos L’Atlàntida y Canigó.

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Durante dos años he trabajado en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza y actualmente me encuentro en la Sección Internacional Española del CSI Europole de Grenoble. Pulsa aquí para saber más de mí