Literatura,  Y más cosas

Cementerio en la nieve



A nada puede compararse un cementerio en la nieve.

¿Qué nombre dar a la blancura sobre lo blanco?

El cielo ha dejado caer insensibles piedras de nieve

sobre las tumbas,

y ya no queda sino la nieve sobre la nieve

como la mano sobre sí misma eternamente posada.


Los pájaros prefieren atravesar el cielo,

herir los invisibles corredores del aire

para dejar sola la nieve,

que es como dejarla intacta,

que es como dejarla nieve.


Porque no vasta decir que un cementerio en la nieve

es como un sueño sin sueños

ni como unos ojos en blanco.


Si algo tiene de un cuerpo insensible y dormido,

de la caída de un silencio sobre otro

y de la blanca persistencia del olvido,

¡a nada puede compararse un cementerio en la nieve!


Porque la nieve es sobre todo silenciosa,

más silenciosa aún sobre las losas exagües:

labios que ya no pueden decir una palabra.

 

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Actualmente en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza Pulsa aquí para saber más de mí