Y más cosas

Asesinato en Italia.

Lean con atención esta noticia sobre el descubrimiento de un asesino 39 años después. Sin duda llamará la atención de nuestro alumnado. 

ITALIA El homicidio conmocionó a la sociedad de la época

La Justicia italiana descubre al presunto asesino de un crimen múltiple 39 años después

Los restos de ADN hallados en la escena del delito pertenecen al sobrino de las víctimas

El hombre, que hoy tiene 73 años, pasó una década en prisión antes de ser absuelto

SORAYA MELGUIZO  Especial para EL MUNDO Milán Actualizado: 02/09/2014 12:43 horas

En 1975 una familia entera de Nápoles fue brutalmente asesinada en su apartamento. El principal sospechoso, sobrino de una de las víctimas, fue acusado y condenado a cadena perpetua. Diez años más tarde el Tribunal Supremo italiano le absolvió por falta de pruebas. Pero 39 años después, la policía científica ha descubierto que los restos de ADN encontrados en varios objetos presentes en la escena del delito -y reconducibles al asesino- pertenecen al sobrino, que hoy tiene 73 años.

La mañana del 8 de noviembre de 1975, los cuerpos sin vida de Domenico Santangelo, de 54 años, capitán de la marina jubilado, y su segunda mujer, Gemma Cenname, de 50, aparecieron boca abajo en la bañera de su casa, un apartamento en la calle Caravaggio, una zona de clase media-alta de Nápoles. Con ellos se encontraba también el perro de la familia, Dick. En la habitación de al lado la policía encontró el cadáver de la hija del capitán, Angela Santangelo, de 19 años. El crimen conmocionó a la sociedad de la época. El ‘monstruo’, como fue bautizado el presunto asesino, fue objeto de feroces crónicas y debates en televisión que dividieron a la opinión pública. El principal sospechoso, Domenico Zarrelli, sobrino de la mujer, fue acusado y condenado a cadena perpetua. Casi diez años después, fue absuelto por el Tribunal Superior por falta de pruebas e indemnizado por el Estado italiano por daños morales y materiales.

En 2011 una denuncia anónima llevó a la policía científica italiana a reabrir los archivos del caso y recuperar los objetos secuestrados en la escena del crimen. En 1975 los investigadores no fueron capaces de individuar el asesino del triple homicidio con la precaria tecnología de la época. Pero casi 40 años después, las pruebas de ADN han descubierto restos de quien fuera el único imputado en un pañuelo ensangrentado y varias colillas de cigarrillos. Pruebas, que demostrarían la hipótesis de la acusación.

Zarrelli, que se licenció en Derecho en la cárcel y hoy es un respetable abogado de Nápoles, nunca pensó que casi 40 años después de ser acusado y encarcelado por un crimen que supuestamente no había cometido, la sombra del ‘monstruo’ volvería a caer sobre su cabeza. «Esta historia me ha destruido la vida, y ahora, tantos años después, me encuentro mis fotos de nuevo en los periódicos y me acusan otra vez de ser un monstruo», ha declarado a la prensa local.

A pesar de las pruebas de ADN no habrá un nuevo juicio a causa de un principio que impide que una persona sea juzgada dos veces por el mismo delito. Pero esta circunstancia no consuela a Zarrelli, al contrario, porque esta vez le será imposible defenderse delante de un tribunal. Su único consuelo, asegura, es hacerlo del juicio mediático; lo que más teme. Con los nuevos exámenes de ADN se abre un nuevo interrogante que no podrá ser respondido. El crimen de la calle Caravaggio seguirá siendo, como hasta ahora, un enigma sin resolver.

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Actualmente en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza Pulsa aquí para saber más de mí