Literatura,  Poesía,  Socios

Anónimo. En Ávila, mis ojos.

Este es uno de los poemas de mayor intensidad dramática de nuestra literatura y tal vez uno de los que cuentan con menos ornamento sin perder por eso su carga expresiva. Observemos que solo tiene un verbo "mataron" rodeado por un topónimo que se repite en los otro cuatro versos para crear un clima agobiante que no matiza ningún adjetivo . . .

Contenido restringido
Este contenido está restringido a suscriptores pero ES GRATIS. Pulsa AQUÍ para hacerte suscriptor
Si ya eres suscriptor Valídate

Víctor Villoria

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Actualmente en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza Pulsa aquí para saber más de mí