Literatura,  Y más cosas

A mis soledades voy,

   A mis soledades voy,
de mis soledades vengo,
porque para andar conmigo
me bastan mis pensamientos.
 
No sé qué tiene el aldea
donde vivo y donde muero,
que con venir de mí mismo
no puedo venir más lejos.
 
   Ni estoy bien ni mal conmigo,
mas dice mi entendimiento
que un hombre que todo es alma
está cautivo en su cuerpo.
 
   Entiendo lo que me basta,
y solamente no entiendo
cómo se sufre a sí mismo
un ignorante soberbio (…)
 
   Fea pintan la envidia,
yo confieso que la tengo
de unos hombres que no saben
quién vive pared en medio.
 
   Sin libros y sin papeles,
sin tratos, cuentas ni cuentos,
cuando quieren escribir
piden prestado el tintero.
 
   Sin ser pobres, ni ser ricos,
tienen chimenea y huerto;
no los despiertan cuidados,
ni pretensiones, ni pleitos;
 
   ni murmuraron del grande
ni ofendieron al pequeño;
nunca, como yo, firmaron
parabién ni pascuas dieron.
 
   Con esta envidia que digo
y lo que paso en silencio,
a mis soledades voy,
de mis soledades vengo.
 
 
Lope de Vega

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Actualmente en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza Pulsa aquí para saber más de mí