Y más cosas

A Don Francisco de Quevedo. Góngora.

Las «diferencias» entre Góngora y Quevedo son ya un clásico de nuestra literatura. En esta ocasión es Góngora quien ataca.

Anacreonte español, no hay quien os tope,

que no diga con mucha cortesía,

que ya que vuestros pies son de elegía,

que vuestras suavidades son de arrope.

¿No imitaréis al terenciano Lope,

que al de Belerofonte cada día

sobre zuecos de cómica poesía

se calza espuelas, y le da un galope?

Con cuidado especial vuestros antojos

dicen que quieren traducir al griego,

no habiéndolo mirado vuestros ojos.

Prestádselos un rato a mi ojo ciego,

por que a luz saque ciertos versos flojos,

y entenderéis cualquier gregüesco luego.

 

 

Arrope: mosto cocido que toma consitencia de jarabe; terenciano: se refiere al dramaturgo latinoTerencioBelerofonte: personaje mitológico que cabalgaba sobre Pegaso (así, parece que «galopar en Pegaso» significa escribir poesía lírica o dramática); gregüesco: calzón ancho.

 

Víctor Villoria

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Actualmente en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza Pulsa aquí para saber más de mí

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.