Literatura,  Poesía

Valente. Serán ceniza

Guarda relación este poema con el famoso de Quevedo y toma de él el título.

El yo poético se encuentra en una larga travesía por un terreno desierto que le atenaza el corazón y que le recuerda y lo conduce inevitablemente a la muerte. Pero existe una esperanza (luz remota) fundada en la convicción de no estar solo gracias a una presencia amorosa (“toco esta mano al que que comparte mi vida”) en tan oscuro caminar y que puede darle un sentido final.

No es la misma idea de Quevedo pues quedarán las cenizas que mantendrán el rescoldo del amor y que las harán de alguna manera inmortales.

Tres verbos en primera persona del presente (curso, toco, levanto) expresan los tres momentos del “viaje”: la desolación, el amor y -gracias a él- una tenue especie de esperanza.

Profesor en la Consejería de Educación de Canarias. Durante dos años he trabajado en la Sección Internacional Española de Centro Internacional de Valbonne-Niza y actualmente me encuentro en la Sección Internacional Española del CSI Europole de Grenoble. Pulsa aquí para saber más de mí