Cómo empezó todo.

Rellena los huecos con el palabra que consideres más adecuada.


Si yo soy el de mi propia vida o si otro cualquiera me reemplazará, lo dirán estas páginas. Para dar comienzo a mi historia desde el principio, diré que nací (según me han dicho y yo lo creo) un viernes a las doce en punto de la noche. Y, cosa curiosa, el reloj empezó a sonar y yo a gritar . Teniendo en cuenta el día y la hora de nacimiento, la enfermera y algunas del barrio (que tenían puesto un vital en mi varios meses antes de que pudiéramos conocernos personalmente) declararon: primero, que estaba predestinado a ser desgraciado en esta vida, y segundo, que gozaría del de ver fantasmas y espíritus. Según ellas, estos dones eran invevitablemente otorgados a todo niño (de un sexo o de otro) que tuviera la desgracia de nacer en viernes y a .

Charles Dickens: David Copperfield.