Localiza en este fragmento los indefinidos

Pulsa con el ratón sobre ellos


- ¿Capitán Farías?
- Sí.
- ¿No se acuerda de mí?
- Francamente no.
- ¿No le dice el número 19?
- ¿Diecinueve?
- El preso 19.
- Ah.
- ¿Recuerda ahora?
- Eran .
- No siempre. En el avión éramos .
- Pero usted...
- ¿Estoy oficialmente muerto?
- No dije eso.
- Pero lo piensa. Para su información le diré que no soy un espectro. Como puede comprobarlo, estoy vivo.
- No entiendo .
- Sí, es difícil de entender. Y sepa que no le voy a contar cómo sobreviví. Parece imposible, verdad? Ustedes trabajaban a conciencia y con todas las garantías. Pero un vuelo es un vuelo y el mar es el mar. En el mundo hay mares, pero en el mar hay mundos.
- No me venga con disparates. Esto no puede ser.
- Sí que puede.
- ¿A qué vino? ¿Qué quiere?[...]
- en especial. Sólo quería que me viera. Pensé: de pronto le quito un peso de la conciencia. Un muerto menos, qué le parece? Aunque deben quedarle que aún no contrajeron el vicio de resucitar.

Mario Benedetti. Buzón de tiempo.