Ejemplo de comentario

A menudo el comentario crítico ideológico y el resumen suponen un cúmulo de problemas para el alumnado. En este texto mi amigo Victoriano Santana nos ofrece un modelo de resumen y de comentario crítico a propósito de una visita a España de Mohamed Jatami.

Vino y mujeres

Las condiciones protocolarias impuestas por el presidente iraní, Mohamed Jatami, para la visita oficial a España que inicia el lunes contienen, en su origen, una falta de educación. Nadie va a casa ajena, invitado, exigiendo que se cambien las costumbres de aquel hogar, ni pidiendo que escondan el vino o que las mujeres se cubran con una reminiscencia del burka. Nadie en sus cabales accede a una sinagoga o a una mezquita saltándose las normas públicas de judíos y musulmanes, y no está bien visto entrar en bikini a una iglesia católica ni hacerlo en bicicleta hasta llegar al altar mayor.

Mohamed Jatami ha logrado que la diplomacia española trague sus caprichos, y se ha sustituido la tradicional cena de gala por una recepción en la que sólo se sirvan agua y zumos, y las infantas doña Elena y doña Cristina de Borbón no estarán presentes en la cena privada que los Reyes de España ofrecerán al santón persa. ¿Es que no podrían abstenerse de beber vino Jatami y los suyos, y también de los alimentos prohibidos por sus leyes religiosas, pero sentarse en la mesa oficial para una ceremonia común en el recibimiento de los jefes de Gobierno? También pueden evitar el contacto físico con las mujeres, siquiera fuese estrechándoles la mano, y sustituirlo por una reverencia, pero sería lamentable la complicidad con el concepto de mujer como ser inferior, como infectada por la menstruación o como animal de carga.

La diplomacia española ha sido de una blandenguería evidente a la hora de aceptar las restricciones iraníes. Se han salido con la suya, y es un hecho indiscutible que nos han despreciado como anfitriones y que consideran la hospitalidad española como el tubo de la risa. No es cuestión de rasgarse las vestiduras ni de declarar otra guerra de Perejil por esta invasión de nuestras costumbres, pero hay que anotar a los negociadores un cero. Y no sólo por el hecho de cambiar nuestras costumbres de acogida por el capricho ajeno sino porque las restricciones a las que se ha accedido simbolizan actitudes medievales que no estamos obligados a soportar.

Si nuestros responsables institucionales son recibidos en Teherán por el Gobierno de Jatami, jamás se les ocurrirá acudir a una cena mostrando una petaca de coñac ni arrancarles el velo a las señoras para darles un beso. Y, en las reuniones de intercambio comercial, nadie propondrá cambiar vino de Rioja por dátiles o pornografía por camellos. Malos tiempos en que las razones obvias deben ser no ya explicadas, sino en que hasta hay que colocar carteles en los restaurantes prohibiendo hurgar la nariz.

En la visita de José María Aznar a Irán la esposa del presidente decidió no participar en el viaje y así evitó situaciones complicadas. Fue una decisión inteligente. Pero, en la agenda de Jatami para el próximo lunes, habría que subrayarle que quien acoge es quien manda, que las costumbres del otro han de ser respetadas, y que nadie impone el jamón de Jabugo salvo en caso de voluntaria conversión a la secta de la pata negra.

Faustino F. ÁLVAREZ

 

 

EJEMPLO DE RESUMEN

El presidente iraní, Mohamed Jatami, ha mostrado una falta de respeto hacia la diplomacia española al imponer, de cara a su visita a España, una serie de condiciones que atentan de algún modo contra lo que son nuestras costumbres. El problema se agrava cuando a su inaceptable actitud cabe sumarle la ineficacia demostrada por los responsables del protocolo español, que no han sabido negociar las imposiciones restrictivas de los iraníes.

.

 

Pautas para un resumen

  1. Economía: El resumen es una condensación de la información.
  2. Proporcionalidad: un resumen no puede ser más extenso que el texto resumido.
  3. Precisión: no caben las opiniones personales.
  4. Textualidad: el resumen es otro texto con cohesión y coherencia, no un esquema.
  5. Personalidad: el resumen no es la reproducción literal comprimida del texto resumido.
  6. Autonomía: evitar fórmulas del tipo «El texto trata de…», «El autor nos cuenta que…», etc.

EJEMPLO DE COMENTARIO-CRÍTICO IDEOLÓGICO

El texto de Faustino Álvarez es un artículo de opinión de carácter expositivo-argumentativo en el que, por un lado, se da cuenta de la falta de consideración de la delegación iraní hacia la diplomacia de nuestro país ante su inminente visita a España y, al mismo tiempo, se muestra la absoluta ineficacia de los servicios de protocolo españoles. Por otro lado, se defiende una posición de firmeza ante actitudes como las mostradas por el séquito de Mohamed Jatami.

Estamos completamente de acuerdo con lo que el Sr. Álvarez expone en su comentario porque entendemos que hay unos márgenes de dignidad que no deben ser eludidos en ningún momento. Que nos interese mucho establecer sólidas relaciones comerciales y, hasta cierto punto, estratégicas con Irán no debe traducirse en una sumisión a los dictámenes de nuestros interlocutores iraníes.

A lo largo de la historia de la humanidad, la diplomacia siempre ha sido un instrumento creado para limar asperezas, para crear concordia entre países, pueblos, comunidades, etc. La base de su actuación siempre es el equilibrio, la proporcionalidad: lo que una parte pone ha de ser lo mismo que la otra. Esto, además, adquiere un matiz especial cuando una de esas partes asume el papel de anfitriona de la otra. Es entonces cuando prevalecen en cierta medida las pautas del visitado y no del visitador.

Por eso no podemos aceptar la determinación de la delegación iraní de saltarse todas las reglas establecidas por el protocolo. No solo rompen el principio del equilibrio, sino que, además, echan por tierra las funciones propias de todo anfitrión. Y no cabe argumentar como justificación que esas son sus costumbres y hay que respetarlas. Precisamente, para evitar el choque de unas costumbres con otras fue para lo que nació la diplomacia.

Cuesta ser respetuoso con quien no lo es y aceptar sin rechistar aquello con lo que culturalmente no estamos de acuerdo. De ahí que hayamos echado de menos más fortaleza en nuestra diplomacia, porque España, como país occidental, no tiene en su hábito de convivencia ni el desprecio hacia las mujeres ni la omisión de determinados alimentos, por citar dos claras muestras en las que el presidente Jatami se colmó de gloria con los españoles.

Cabría preguntarse si con otros países más poderosos e influyentes que España (Estados Unidos, Inglaterra, Francia, etc.) los iraníes hubiesen actuado de la misma forma que con nosotros. Seguramente que no.

 

Material preparado por Victoriano Santana Sanjurjo (vsantanasanjurjo@yahoo.es / vsansanc@gobiernodecanarias.org).

 

Opina

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE