Vida de Don Quijote

A partir de un fragmento de El Quijote, en concreto del capítulo IV, en el que se narra el encuentro con unos mercaderes toledanos se plantea una serie de preguntas y se anima a narrar la historia de otra forma. 

LECTURA EN VOZ ALTA

Vida de don Quijote

Capítulo IV, 1ª parte

 

Y habiendo andado como dos millas, descubrió don Quijote un grande tropel de gente, que, como después se supo, eran unos mercaderes toledanos que iban a comprar seda a Murcia. Eran seis, y venían con sus quitasoles, con otros cuatro criados a caballo y tres mozos de mulas a pie. Apenas los divisó don Quijote, cuando se imaginó ser cosa de nueva aventura . Y, puesto en la mitad del camino, estuvo esperando que aquellos caballeros andantes llegasen, que ya él por tales los tenía y juzgaba; y, cuando llegaron a trecho que se pudieron ver y oír, levantó don Quijote la voz y con ademán arrogante dijo: 

—Todo el mundo se tenga, si todo el mundo no confiesa que no hay en el mundo todo doncella más hermosa que la Emperatriz de la Mancha, la sin par Dulcinea del Toboso.

Paráronse los mercaderes al son de estas razones, y a ver la extraña figura del que las decía; y por la figura y por las razones luego echaron de ver la locura de su dueño, mas quisieron ver despacio en qué paraba aquella confesión que se les pedía, y uno de ellos, que era un poco burlón y muy mucho discreto, le dijo:

—Señor caballero, nosotros no conocemos quién sea esa buena señora que decís; mostrádnosla, que, si ella fuere de tanta hermosura como significáis, de buena gana y sin apremio alguno confesaremos la verdad que por parte vuestra nos es pedida.

—Si os la mostrara —replicó don Quijote—, ¿qué hiciérades vosotros en confesar una verdad tan notoria? La importancia está en que sin verla lo habéis de creer, confesar, afirmar, jurar y defender; donde no, conmigo sois en batalla, gente descomunal y soberbia.

—Señor caballero —replicó el mercader—, suplico a vuestra merced en nombre de todos estos príncipes que aquí estamos que, porque no encarguemos nuestras conciencias confesando una cosa por nosotros jamás vista ni oída, y más siendo tan en perjuicio de las emperatrices y reinas del Alcarria y Extremadura, que vuestra merced sea servido de mostrarnos algún retrato de esa señora,; y aun creo que estamos ya tan de su parte, que, aunque su retrato nos muestre que es tuerta de un ojo y que del otro le mana bermellón y piedra azufre, con todo eso, por complacer a vuestra merced, diremos en su favor todo lo que quisiere.

—No le mana, canalla infame —respondió don Quijote encendido en cólera—, no le mana, digo, eso que decís, sino ámbar y algalia entre algodones; y no es tuerta ni corcovada, sino más derecha que un huso de Guadarrama. Pero vosotros pagaréis la grande blasfemia que habéis dicho contra tamaña beldad como es la de mi señora.

Y, en diciendo esto, arremetió con la lanza baja contra el que lo había dicho, con tanta furia y enojo, que si la buena suerte no hiciera que en la mitad del camino tropezara y cayera Rocinante, lo pasara mal el atrevido mercader. Cayó Rocinante, y fue rodando su amo una buena pieza por el campo; y, queriéndose levantar, jamás pudo: tal embarazo le causaban la lanza, adarga, espuelas y celada, con el peso de las antiguas armas. Y, entre tanto que pugnaba por levantarse y no podía, estaba diciendo:

—Non fuyáis, gente cobarde; gente cautiva, atended que no por culpa mía, sino de mi caballo, estoy aquí tendido.

Un mozo de mulas de los que allí venían, que no debía de ser muy bienintencionado, oyendo decir al pobre caído tantas arrogancias, no lo pudo sufrir sin darle la respuesta en las costillas.

El Quijote. Miguel de Cervantes.

 

COMPRENSIÓN

1– Resume brevemente este episodio. ¿Dónde se observa el realismo de la obra? ¿Y la locura de don Quijote?

2– ¿Quién es en realidad Dulcinea del Toboso? ¿Cómo la presenta don Quijote?

3– ¿Qué frase del mercader hace que se enfade don Quijote? ¿Por qué tiene ese efecto dicha frase?

4– ¿Qué significado tiene la expresión «darle la respuesta en las costillas» el mozo a don Quijote?

5– El lenguaje de don Quijote es a menudo arcaizante, imitando el de la Edad Media. Esto se manifiesta, por ejemplo, en que conserva la f- inicial de algunas palabras que ya la habían perdido en su época. Señala algún ejemplo.

 

EXPRESIÓN

1– Escribe la misma aventura que se narra en este texto como si sucediese en la actualidad. Adapta también el lenguaje, pero recuerda que don Quijote imita la forma de hablar de sus antepasados.

 

BUSCA INFORMACIÓN

1– ¿A qué llamamos desengaño Barroco? Investiga sobre los elementos de desengaño en la obra

2– Dulcinea es un personaje importante, pero que no aparece en la obra de Cervantes. Investiga sobre este y otros personajes femeninos que sí aparecen, unos idealizados, otros realistas y caricaturizados. ¿Qué características tienen? Podéis repartir el trabajo por grupos y presentar después los resultados de vuestra investigación en la clase

3– Descubre los lugares por los que pasa la “Ruta del Quijote”

  • Has visitado alguno de ellos
  • ¿Existe la ruta de Dulcinea?

Comentarios

  1. Yesenia Rivera Núñez dice

    Excelente… esta página me ayudó mucho este semestre, ya que tuve que preparar un curso nuevo de redacción y oratoria. Fue un gran apoyo.
    Gracias,
    Yesenia

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.