Vicente Aleixandre. Impar

Este poema, al igual que el de León Felipe, describe un cuadro de Velázquez desde bien distinta perspectiva. Mientras que el de León Felipe lo utiliza como símbolo de visión de la poesía y de la vida, Aleixandre nos ofrece una visión más poética, centrada en un profundo respeto por el modelo. “A veces ser humano es difícil…”

Con el libro del que procede este poema, En un vasto dominio, obtuvo Aleixandre el Premio de la crítica de 1963; junto con Historia del corazón, de 1954, constituyen lo que se ha dado llamar la Poesía Antropocéntrica, muy cercana a la poesía social dominante en la época.

Impar

Óleo («Niño de Vallecas»)

A veces ser humano es difícil. Se nació casi al borde.
Helo aquí, y casi mira. Desde su estar inmóvil rompe el aire
y asoma súbito a este frente: aquí es asombro.
Pues está y os contempla, o más, pide ser visto, y más: mirado, salvo.
Tiene su pelo mixto, cubriendo desigual la enorme masa,
y luego, más despacio, la mano de quien aquí lo puso trazó lenta la frente,
la inerte frente que sería y no fuese,
no era. La hizo despacio como quien traza un mundo
a oscuras, sin iluminación posible,
piedra en espacios que nació sin vida
para rodar externamente yerta.
Pero esa mano sabia, humana, más despacio lo hizo,
aquí lo puso como materia, y dándole
su calidad con tanto amor que más verdad sería:
sería más luces, y luz daba esa piedra.
La frente muerta dulcemente brilla,
casi riela en la penumbra, y vive.
Y enorme veía sobre unos ojos mudos,
horriblemente dulces, al fondo de su estar, vitreos, sin lágrima.

La pesada cabeza, derribada hacia atrás, mira, no mira,
pues nada ve. La boca está entreabierta;
solo por ella alienta, y los bracitos cortos juegan, ríen,
mientras la cara grande muerta, ofrécese.

La mano aquí lo pintó, lo acarició
y más: lo respetó, existiendo.
Pues era. Y la mano apenas lo resumió exaltando
su dimensión veraz. Más templó el aire,
lo hizo más verdadero en su oquedad posible
para el ser, como una onda que límites se impone
y dobla suavemente en sus orillas.

Si le miráis le veréis hoy ardiendo
como en húmeda luz, todo él envuelto
en verdad, que es amor, y ahí adelantado, aducido,
pidiendo, suplicando sin voz: pide ser salvo.
Miradle, sí; salvadle. Él fía en el hombre.

Vicente Aleixandre, En un vasto dominio, 1962

Opina

*

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE