Verbo. Teoría

Un documento teórico sobre el verbo muy útil para ser utilizado a lo largo de toda la secundaria.
 
1. El verbo, núcleo del sintagma verbal.
 
         El verbo es, junto con el sustantivo, la categoría gramatical más importante. Se define bajo tres criterios:
·        Funcional. es el núcleo del sintagma verbal. A su vez, el sintagma verbal, como unidad de función, es el predicado de una oración o proposición.
·        Formal. posee una estructura formada por un lexema o raíz y uno o varios morfemas gramaticales o desinencias. En toda forma verbal se distingue dos parte: la raíz y las desinencias.
–         La raíz o el lexema de una forma verbal aporta el contenido léxico, es decir, es la parte que nos informa de la acción que ocurre, y se obtiene restando al infinitivo las terminaciones ar, er, ir.
–         Los morfemas gramaticales o desinencias es la terminación que se añade a una raíz para construir las distintas formas verbales, y nos informa sobre el número, la persona, el modo, el tiempo y el aspecto.
 
Forma verbal
Raíz o lexema
Morfemas o desinencias
Información de la desinencia
Comeremos
Com-
– eremos
primera persona, número plural, tiempo futuro, modo indicativo, aspecto imperfectivo
 
En algunas formas verbales aparece una vocal, llamada vocal temática, que no contiene ningún valor significativo y únicamente señala la pertenencia del verbo a una determinada conjugación temática.
 
·        Semántico. El contenido significativo del verbo es muy complejo, pues puede designar fenómenos diversos: acciones (correr), estados (dormir), procesos (pensar)
 
2. Modo, tiempo, aspecto, voz.
 
·        El modo. Cuando hablamos del modo nos referimos a la actitud del hablante ante lo que dice. Hay tres modos verbales:
 
–         Indicativo. El hablante expresa con objetividad un hecho que considera real. Yo he llegado a la ciudad.
–         Subjuntivo. El hablante expone desde su punto de vista personal aquello que considera posible o deseable. Quizá llegue a la ciudad, ojalá llegue a la ciudad.
–         Imperativo. El hablante apela al oyente para darle una orden o prohibirle algo, y con ello influir en su comportamiento. Venid aquí.
 
·        El tiempo. Es la capacidad que tiene el verbo para situar la acción en un contexto temporal determinado. Por eso, el verbo expresa nociones que se sitúan en el presente, en el pasado o en el futuro.
 
Pasado: llegué        Presente: llego       Futuro: llegaré
Es frecuente, en algunas ocasiones, que el significado temporal de las formas verbales no se corresponda con el tiempo objetivo. Esto puede deberse a varios factores, como el uso personal, la costumbre o el estilo.
Colón descubre América en 1942 (Presente histórico)
El mes que viene voy a Lanzarote (Presente con valor de futuro)
 
·        El aspecto. Si comparamos las formas verbales llegó y llegaba, comprobaremos que la primera expresa una acción ya concluida, mientras que la segunda por el contrario, expresa una acción en desarrollo. El aspecto expresa si la acción del verbo ha acabado o tiene sentido durativo.
o        El aspecto perfectivo se utiliza cuando el hablante considera la acción finalizada. Son perfectivas todas las formas compuestas y el pretérito perfecto simple de indicativo. Ejemplos: comí, he comido, habré comido.
o        El aspecto imperfectivo se utiliza cuando el hablante alude a la acción en su proceso y por tanto no está acabada. Son imperfectivas todas las formas simples, exceptuando el pretérito perfecto simple. Ejemplos: comía, como, comeré.
 
La voz. En una oración, la relación entre sujeto y verbo no siempre es igual. La voz nos indica si el sujeto realiza la acción ( sujeto activo o agente), o sufre la acción que realiza otro (sujeto pasivo o paciente). En el primer caso, decimos que el verbo está en voz activa; cuando el sujeto es paciente, el verbo está en voz pasiva. Ejemplo:
El nadador cruzó la bahía (sujeto agente. Voz activa)
         La bahía fue cruzada por el nadador ( sujeto paciente. Voz pasiva)
 
3. Formas personales y no personales
 
         Las formas personales son aquellas que expresan información sobre la persona o personas que realizan la acción. Están presentes en los tres modos que acabamos de explicar y, dentro de ellos, en los diferentes tiempos
         Las formas no personales. Son el infinitivo (amar y haber amado), el gerundio (amando, habiendo amado) y el participio (amado). Estas formas no expresan persona y se diferencian entre ellas en el aspecto. El infinitivo y el gerundio son imperfectivos, mientras que el participio expresa el proceso finalizado, perfectivo. Estas diferencias aspectuales son importantes, porque explican las diferentes clases de perífrasis verbales que pueden construirse con las formas no personales.
 
4. Las perífrasis verbales.
Son frases verbales que están formadas por dos verbos: uno en forma personal, que ha perdido en parte o totalmente su significado y se comporta como auxiliar, y otro en forma no personal, que aporta el significado:
 … deja caer sus cuatro caños … Iba paseando por el Retiro. Tengo escrito el resumen.
 
         La estructura de la perífrasis:
 verbo auxiliar (forma personal) + nexo(preposición o conjunción que) + forma no personal(infinitivo, gerundio o participio)
·        El verbo auxiliar es el encargado de indicarnos el sujeto, el número, el tiempo, etc. Aporta, por tanto, la información de sus morfemas gramaticales.
·        El nexo puede no ser necesario según el tipo de perífrasis.
·        El verbo en forma no personal proporciona el significado.
 Las perífrasis verbales funcionan en el sintagma verbal predicado como núcleo; los elementos que la constituyen no se pueden separar, ya que su significado debe valorarse en conjunto. Las más frecuentes son:
 
PERÍFRASIS MODALES. Expresan la actitud del hablante hacia la acción. Pueden ser:
 
·        Perífrasis de obligación.
–         deber + infinitivo: Debes entregar el libro.
–         haber de + infinitivo: Has de comer más.
–         haber que + infinitivo: Hay que respetar a los demás.
 
·               Perífrasis de suposición o duda.
 deber de + infinitivo: Debe de ser el padre.
 
PERÍFRASIS ASPECTUALES. Nos informan sobre el aspecto verbal o desarrollo de la acción, según la acción esté en su comienzo, se esté produciendo o haya finalizado. Se construyen con infinitivo, gerundio y participio:
 
·               Perífrasis incoativas. Son las que expresan el comienzo de la acción:
–         echar (se) + infinitivo: Juan se echó a llorar.
–         poner (se) + infinitivo: Se puso a hablar de pronto.
 
·                 Perífrasis durativas y progresivas. Dan idea de continuidad y progreso:
–         andar + gerundio: Anda comprando antigüedades (valor durativo).
–         ir + gerundio: Voy corriendo a tu casa (valor progresivo).
 
·               Perífrasis perfectivas. Expresan una acción acabada:
–         tener + participio: Tengo resuelto el caso.
–         dejar + participio: Han dejado dicho que no salgamos.
–         quedar + participio: Quedó dicho que lo dejaras.
–         traer + participio: Trae ilusionado al equipo.
–         llevar + participio: Lleva leídas muchas novelas.
 
 Junto al verbo ser , el participio interviene en la llamada voz pasiva:
 El puente será inaugurado la próxima semana.
 
5. Irregularidades verbales.
 
         Una forma verbal es irregular si su raíz no coincide con la raíz del infinitivo, o si su desinencia no se corresponde con la del verbo modelo.
Verbo regular: llamar, vender, subir.         Verbo irregular: querer, traducir, poner, caber.
         Verbos con cambios en la raíz: pensar (pienso); hacer (haga); ir (voy, iba fui)
         Verbos con cambio en la desinencia: estos cambios consisten en añadir una y a la primera persona del singular del presente de indicativo, o en cambiar la desinencia del participio -do por las desinencias -to, -cho, -so. Ejemplos: dar / doy. Decir/ dicho (no decido)
         Son verbos defectivos los que no tienen su conjugación completa. Por ejemplo: atañer, balbucir, concernir, soler, abolir, agredir, etc.
 
 
6. Verbos copulativos y predicativos.
 
·        Los verbos copulativos son ser y estar; algunas gramáticas incluyen también el verbo parecer. Se denominan así porque funcionan como enlace (de ahí su nombre cópula) entre el sujeto y lo que dice del sujeto, el atributo. Han perdido su contenido significativo para convertirse en nexos; sin embargo, informan sobre el modo, tiempo persona y número.
         El predicado formado por un verbo copulativo y un atributo se denomina predicado nominal.
 
·        Los verbos predicativos son aquellos que predican o dicen algo del sujeto. Su presencia es, por sí sola, suficiente para constituir el predicado verbal. Pueden ser: transitivos o intransitivos. Los verbos transitivos son los que llevan un complemento directo, los verbos intransitivos son los que carecen de él. Ejemplos
 
Puse gasolina al coche (transitivo)
Nació el mes pasado (intransitivo)
 
Ciertos verbos son siempre transitivos: ver, experimentar, decidir, pensar, coger, decir, levantar, etc.
Otros verbos, en cambio, son siempre intransitivos: nacer, faltar, gustar, morir, doler, etc.

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.