Uso de la lengua. El género epistolar

Home/El texto, Y más cosas/Uso de la lengua. El género epistolar

Un género que, a pesar de la enorme vigencia que ha tenido, se va perdiendo poco a poco condenado por las TIC. Sin embargo los elementos fundamentales de este género permanecen y no podemos olvidarlos. Vean además el ejemplo que se ofrece.

La carta es la manifestación estrella del género epistolar. La literatura habla del género epistolar, pero no lo incluye dentro de la consideración de los géneros mayores y ha sido catalogada de subgénero, junto con el diario, autobiografía y las memorias.

  • La carta es una forma de comunicación, y como tal, tiene algunas características que podemos destacar:
  • Tiene un emisor
  • Siempre tienen un destinatario.
  • Tiene una estructura bastante fija, en su mensaje: encabezamiento, cuerpo de la carta (en el que puede haber recomendaciones, comentarios y opiniones, poemas, narraciones…), saludo y despedida, fecha y firma.

Cartas en literatura

La carta puede ser real o ficticia. La historia de la literatura nos da buen ejemplo de ello. Muchos escritores, acuden al truco de haber encontrado el principio de una carta, que es la que ha dado lugar a su narración (recordemos la novela Lazarillo de Tormes y tanta otras). También encontramos cartas dentro de otras obras (narrativas o teatrales). Incluso existen obras literarias que son un conjunto de cartas.

Temas e interrelación con otros géneros

Se admiten todos los posibles. Muchas veces encontramos un breve ensayo, dentro de una carta o incluso opiniones y valoraciones del emisor de la carta. Esta es la razón por la que los historiadores valoran las cartas, considerándolas un objeto de estudio valioso que les permite conocer más a fondo cada época.

Historia del género

En el los Siglos de Oro fue muy común entre los escritores la epístola poética (Epístola moral a Fabio, de Andrés Fernández de Andrada y Epístola a Boscán, de Garcilaso de la Vega). Los autores ilustrados del siglo XVIII vuelven los ojos a este género. Recordemos las Cartas filosóficas, de Voltaire o Cartas marruecas de José Cadalso o Cartas eruditas y curiosas del Padre Feijoo. En el XIX destaca la obra de Bécquer Cartas literarias a una mujer: el género epistolar adquiere más importancia, ya que permite conocer la época en la que se inscribe y permite, también, conocer la vida privada, en esa época. Sin embargo, la importancia de la carta, en literatura, se ha ido perdiendo. En la actualidad, las cartas han quedado relegadas al ámbito administrativo. En la época actual, la tradicional carta enviada por correo, va siendo sustituida por otro tipo de comunicación digital.

ACTIVIDADES

1– Lee esta otra carta, que Miguel Her­nán­dez escribió a su mu­jer, desde la cárcel:

  • Establece la estructura de la carta.
  • Establece una tabla en la que recojas los datos que conocemos de la vida de Miguel Hernández, su carácter y la situación que vive.

Mi querida Josefina:

Esta semana, como las anteriores, llega martes y no ha llegado tu carta.

[…] Estos días me los he pasado cavilando sobre tu situación, cada día más difícil. El olor de la cebolla que comes me llega hasta aquí, y mi niño se sentirá indignado de mamar y sacar zumo de cebolla en vez de leche. Para que lo consueles, te mando esas coplillas que le he hecho, ya que aquí no hay para mí otro quehacer que escribiros a vosotros y desesperarme […].

Todo se acabará a fuerza de uña y paciencia, o ellos, los piojos, acabarán conmigo. Pero son demasiada poca cosa para mí, tan valiente como siempre, y aunque fueran como elefantes esos bichos que quieren llevarse mi sangre […]Entre sarna, piojos, chinches y toda clase de animales, sin libertad, sin ti, Josefina, y sin ti, Manolillo de mi alma[…] Así veo pasar un día y otro día […].

Josefina: recibe para ti y para nuestro hijo y para nuestros hijos mayores el cariño encerrado y empiojado y… perdido de tu preso

Miguel

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí

2017-01-28T08:54:53+00:00