Uso de la lengua: características de un buen resumen.

Un resumen consiste en extraer las ideas principales del texto y expresarlas con palabras propias. No se trata de poner las mismas frases del texto, sino que hay que emplear otro léxico. Ten en cuenta los siguientes consejos:

  • El orden en el que se exponen las ideas debe ser el mismo, es decir: hay que seguir la misma estructura, pero no se trata de ir frase por frase. Como hemos dicho antes, hay que extraer la idea o ideas principales. En un resumen no se exponen los detalles, ni los ejemplos.
  • No se da conocer la opinión propia acerca de lo que plantea el texto. Ni siquiera se ofrece una valoración, por medio de adjetivos –por ejemplo- que expresen nuestra opinión. Hay que limitarse a exponer lo que dice el texto.
  • El espacio que ocupa un resumen tiene que estar en consonancia con el espacio del texto en cuestión: el resumen nunca puede ocupar más espacio que el texto que tenemos que resumir. Tampoco puede ser igual (en cuanto al espacio). En un resumen siempre se deben emplear menos líneas, ya que hemos suprimido las ideas secundarias. Lo adecuado es que el resumen ocupe un 25% del texto en cuestión.
  • No se utiliza el diálogo, y es preferible no introducirlo de manera indirecta, a menos que sea absolutamente imprescindible.
  • No puede haber una descompensación en cuanto a las ideas, es decir, hay que nombrar todas las ideas principales que aparezcan, no solo las que aparecen en primer lugar. No se pueden dedicar muchas líneas a resumir el principio del texto y terminarlo bruscamente, sin aludir al final.

Veamos un ejemplo. En él subrayamos las ideas principales:

El papel de las emociones es importante en nuestras relaciones con otros y en la toma de decisiones (1). Nuestra reacción ante determinadas situaciones depende de nuestra empatía hacia las emociones de los otros (2). La velocidad en la toma de decisiones depende del peso que las emociones tengan en dicha decisión, y la zona del cerebro que se ve implicada es diferente a la que se activa en la toma de decisiones racionales (3). .

Las emociones juegan un papel importante en la organización e interacción social (1) y, con ello, en el desarrollo evolutivo . Parece ser que los humanos tendemos a producir una mayor respuesta emocional cuanto más cercanos nos encontramos a las emociones de los otros (2). Mediante la neuroimagen cerebral se han podido estudiar cerebros in vivo (es decir, mientras actuaban); los resultados indican que, cuando una decisión tiene un gran componente emocional, el proceso de pensamiento es más lento y se concluye más tarde, activándose zonas distintas del encéfalo (2) de las que se ven implicadas en decisiones únicamente racionales .

Oliver Sacks, en su libro Un antropólogo en Marte, relata cómo un juez americano dimitió de su puesto tras padecer una grave lesión en el lóbulo cerebral que le impedía experimentar emociones Según él, sin la empatía no se consideraba preparado para asumir decisiones que concernían a aspectos fundamentales de la vida humana.

Miguel Ángel Jiménez
y Álvaro Huidobro

¿Cómo funciona mi cerebro?

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.