Uso de la lengua: algunos errores frecuentes

Ofrecemos en esta entrada una serie de errores de uso frecuente sobre todo en la lengua escrita.

Dequeísmo

Llamamos dequeísmo a la utilización incorrecta de la preposición de seguida de la conjunción que. Muchos verbos en español se construyen con un complemento de régimen, iniciado por la preposición de. Sin embargo, muchos hablantes que desconocen esta norma, emplean la secuencia de que en todas las ocasiones y, por consiguiente, muchas frases resultan incorrectas. Así por ejemplo es frecuente oír: *Resulta de que no han venido.

También es frecuente encontrar el fenómeno contrario, es decir, frases en las que se debería emplear de que, pero el hablante elige omitir de, aun siendo obligatoria esta preposición. Y así encontramos: *Estoy seguro que vendrá. Este fenómeno, Fernando Ávila lo llama dequefobia.

Loqueísmo

Lo que es un pronombre relativo. Como tal, introduce proposiciones subordinadas adjetivas. Emplear lo que de manera innecesaria y repetitiva es lo que se denomina loqueísmo. Observa el ejemplo, Después tomar apuntes sobre lo que es la ultracorrección… Según Fondeu (Fundación del Español Urgente), se trata de una muletilla que nada dice, nada significa, nada aclara y nada agrega al sentido del mensaje que se desea transmitir.

Deberdeísmo

Consiste en agregar la preposición “de” al verbo deber cuando esta no es necesaria. Recuerda que el verbo deber puede formar parte de una perífrasis verbal de obligación (deber + infinitivo) o de posibilidad (deber de + infinitivo). El fenómeno llamado deberdeímo consiste en utilizar siempre deber de, aunque no indique posibilidad.

Palabras rollizas

Se trata de una expresión acuñada por Lázaro Carreter. Este filólogo definía así este fenómeno: Dentro y fuera del estadio, avanza imparable la afición a las palabras corpulentas y rollizas, engordadas por ciertos hablantes a quienes estimula una anemia cerebral que los induce a un consumo patológico de sílabas. Las palabras rollizas son empleadas por todos los hablantes, pero son los locutores deportivos los especialistas en utilizarlas, y así prefieren climatológico a climático o condicionamiento en vez de condición.

Mal uso de cuyo

El pronombre relatico cuyo es difícil de usar en el ámbito estudiantil. Es frecuente sustituirlo por que, dando lugar a una oración incorrecta. Recuerda que cuyo es un determinativo relativo, que equivale a de que. En la frase este es el niño cuyos hermanos están en Bachillerato equivaldría a este es el niño, del cual los hermanos están en Bachillerato. En ningún caso podemos decir *este es el   niño que sus hermanos están en Bachillerato.

Verbos asesinos

Se trata de un apelativo cuyo creador es Alberto Gómez Font (director del Instituto Cervantes de Rabat) y definido del siguiente modo: los verbos realizar, iniciar y finalizar, han desplazado a otros, ya que los hablantes desconocen otros significados más precisos: para ellos, es lo mismo realizar una fiesta, que un homenaje, una conferencia de prensa o un taller. Los significados correctos (que nos brinda el diccionario) son celebrar una fiesta, rendir homenaje, ofrecer una conferencia de prensa e impartir un taller. Es conveniente saber buscar y utilizar sinónimos que consigan que nuestros escritos sean correctos y no repetitivos.

ACTIVIDADES

1– Construye una frase con cada uno de los verbos siguientes: utiliza que o de que con corrección: convocar, confiar, saber, deber, acordarse, confiar, cuidar, llamar, pensar, ignorar.

2– Inventa ejemplos en los que aparezcan estas incorrecciones. Escribe también su forma correcta.

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí

Comments

  1. MªRosario Gómez dice

    El grave error de nuestra lengua, mejor dicho de nosotros los españoles es la introducción de anglicismos. Hasta tal punto es grave la situación que hoy mismo que he estado comprando en el supermercado, al ir a coger un melón, he visto que tenía una pegatina con el siguiente texto: «foryou», everiday. La primera palabra «foryou» parecía que era la marca de los melones. Melones de La Mancha anunciándose en inglés.
    No apreciamos nuestro idioma, por eso estamos trufándolo de de anglicismos. Asimismo se aprecia indiferencia en utilizarlo correctamente (el reflexivo mucha gente no lo utiliza; la forma «no» en lugar de «falta», p.e. «el NO pronunciamiento de la Iglesia sobre…..»en boca del ex ministro Máxim Huerta; los pronombres personales, el subjuntivo…, parece que no figuran en su gramática.Y no estoy hablando de gente de la calle, sino de profesionales especialmente de la televisión.
    Tampoco tenemos mucho problema de copiar otros idiomas como el italiano. Acabo de enterarme que la Real Academia tiene incorporado «chao» como adiós o hasta luego. Será que nuestro idioma no tiene palabras suficientes.
    No nos merecemos la lengua que tenemos.A veces pienso que deberíamos hablar noruego que lo hablan cuatro.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.