La coma (,)
  • Se emplea en las enumeraciones para separar dos o más partes de la oración, seguidas y de la misma clase. Cuando el último elemento de la enumeración va unido al anterior por medio de conjunción copulativa se suprime entre ellos la coma.
  • Para separar las oraciones de una cláusula vayan o no precedidas de conjunción.
  • El nombre en vocativo lleva coma detrás si va la principio de la frase; si está intercalado en la oración, llevará antes y después.
  • Cuando una oración se interrumpe para intercalar en ella una frase que aclara o amplía lo que se está diciendo, esta frase, que suspende momentáneamente el relato principal, se encierra entre dos comas.
  • Suelen ir entre comas las expresiones siguientes: esto es, es decir, de manera, en fin, por último, por consiguiente, sin embargo, no obstante y otras parecidas.
  • Cuando se invierte el orden regular de las oraciones de las cláusulas, adelantando lo que debía ir después, debe ponerse una coma al final de la parte que se anticipa.
  • Nunca debe ponerse coma entre el sujeto y el núcleo del predicado si van inmediatamente seguidos.
  • La aposición y las proposiciones subordinadas adjetivas explicativas aparecerán siempre entre comas.
  • La ausencia o supresión del verbo en una oración se suple por medio de una coma.
  • Se escribe coma delante de las conjunciones adversativas cuando éstas introducen una proposición breve y sin comas intermedias.
  • Hay coma detrás de una palabra que se repite a continuación para explicar algo de ella.