La tilde diacrítica es uno de los elementos de la acentuación que más tarda el alumnado en dominar porque suele tener fallos en morfología y no es capaz de distinguir categorías. Se hace, en este caso, imprescindible la insistencia con continuos ejemplos. Allá va un ejercicio