Textos narrativos.

Partimos de la definición de texto narrativo y analizamos los elementos de la narración, su estructura, los personajes y hacemos ejercicios en torno a dos textos.

1– DEFINICIÓN

Los textos narrativos son aquellos que cuentan hechos reales o imaginarios que les suceden a unos personajes en un lugar y un tiempo determinados. La narración corre a cargo de una voz que llamamos narrador.

RECUERDA

En cursos anteriores ya hemos estudiado la narración propia de la literatura y los subgéneros que engloba (cuento, novela, leyenda, poema épico…).

En este apartado nos ocuparemos fundamentalmente de textos narrativos no literarios. Cuando oímos o leemos una noticia, cuando denunciamos unos hechos, la retransmisión de un partido de cualquier deporte, o cuando contamos una anécdota estamos haciendo textos narrativos.

 

2– ELEMENTOS DE LA NARRACIÓN

Los elementos de las narraciones no literarias son los mismos, si bien a menudo nos referimos a ellos con nombres diferentes.

  • Hechos: aquello que sucede. Deben estar ordenados en el relato para que el lector entienda la conexión que existe entre los distintos acontecimientos.
  • Personajes: son los individuos que intervienen en el relato. Si son reales, no solemos referirnos a ellos como personajes, sino como “personas” o “protagonistas”.
  • Tiempo y espacio: los acontecimientos se sitúan en algún lugar y en algún momento concretos.
  • Narrador: quién relata los hechos es importante para interpretar lo que se nos dice de forma adecuada. Puede ser un periodista, un testigo…

Fíjate en el ejemplo de Eduardo Galeano:

En tiempos de la dictadura militar, a mediados de 1973, un preso político uruguayo, Juan José Noueched, sufrió una sanción de cinco días: cinco días sin visita ni recreo, cinco días sin nada, por violación al reglamento. Desde el punto de vista del capitán que le aplicó la sanción, el reglamento no dejaba lugar a dudas. El reglamento establecía claramente que los presos debían caminar en fila y con ambas manos en la espalda. Noueched había sido castigado por poner una sola mano en la espalda. Noueched era manco. Había caído preso en dos etapas. Primero había caído su brazo. Después, él. El brazo cayó en Montevideo. Noueched venía escapando a todo correr cuando el policía que lo perseguía alcanzó a pegarle el manotón, le gritó: ¡Dese preso! y se quedó con el brazo en la mano. El resto de Noueched cayó un año y medio después, en Paysandú. En la cárcel, Noueched quiso recuperar el brazo perdido:

—Haga una solicitud —le dijeron.

El explicó que no tenía lápiz:

—Haga una solicitud de lápiz —le dijeron.

Entonces tuvo lápiz, pero no tenía papel:

—Haga una solicitud de papel —le dijeron.

Cuando por fin tuvo lápiz y papel, formuló su solicitud de brazo. Al tiempo, le contestaron. Que no. No se podía: el brazo estaba en otro expediente. A él lo había procesado la justicia militar. Al brazo, la justicia civil.

 

3– ESTRUCTURA DE LA NARRACIÓN

RECUERDA

Como sucede en literatura, el narrador puede hablar en 3ª persona: así sucede en textos periodísticos narrativos. También puede narrar en 1ª persona, contando los he­chos que él mismo protagonizó.

El orden habitual de las narraciones no literarias se corresponde con el orden cronológico. Un esquema típico es el que sigue:

  • Planteamiento: se presenta a los personajes en una situación concreta. Se establecen las coordenadas del tiempo y el espacio.
  • Desarrollo / cuerpo / nudo: se ofrece el relato de los hechos de forma ordenada.
  • Cierre / conclusión / desenlace: se concluye la historia con el estado final de la situación tras los hechos antedichos.

4– LA VOZ DE LOS PERSONAJES

A menudo el narrador cede la voz a los personajes. Puede hacerlo de dos formas:

  • Estilo directo: reproduce literalmente aquello que el personaje dijo. Para ello se utilizan las comillas o los guiones que indican que hay un cambio de voz. Ej.: Dijo: “La ciudad no es para mí”
  • Estilo indirecto: se reproducen con más o menos exactitud las palabras del personaje, pero es el narrador el que habla. Ej.: Dijo que la ciudad no era para ella, o dijo que no le gustaba la ciudad.

Una modalidad especial es el estilo indirecto libre, donde la voz del narrador se        mezcla con la del personaje: Ej.: Estaba cansada, la ciudad no era para ella.

 

ACTIVIDADES

1– Haz un esquema con los contenidos de este tema.

2– Señala los elementos que hemos estudiado en el texto de Eduardo Galeano

2– Imagina una situación conflictiva que termina con una denuncia. Redacta la exposición de hechos elaborando una narración ordenada de lo que ha sucedido.

3– Lee y responde:

Nos habíamos perdido. Pregunté a la mujer del kiosko. Me miró con desconfianza. Quiso saber qué era exactamente lo que buscábamos. Le expliqué que estábamos tratando de resolver un caso, pero que no podía darle más información.

 

—¿Hace mucho que esperas?

­­—No —mentí— Acabo de llegar.

No quería que pensara que llevaba más de una hora esperándo, ni que aquella noche no había podido dormir pensando en la cita.

—¿Dónde vamos?

 

  • Señala los elementos de la narración.
  • Estos textos no están completos. Continúalos e indica hasta donde llega cada parte.
  • Indica qué tipo de narrador o punto de vista se utiliza. Redáctalo de nuevo modificando el punto de vista del narrador.

4– Cambia los diálogos de los textos anteriores. Transforma el estilo directo en estilo indirecto. ¿Te atreves a escribir alguno utilizando el estilo indirecto libre?

5– Convierte el texto de Eduardo Galeano en un texto no literario. Puedes hacer una noticia, un texto jurídico (una denuncia, por ejemplo)…

5– En grupos escribid un fragmento de una narración. Escoged una de las partes siguientes e inventad las otras dos. Comparad después vuestras narraciones.

PLANTEAMIENTO. El instrumento ha sido, sin duda alguna, el pavimento del patio sobre el que la víctima ha caído desde la ventana situada encima del lecho. Por muy sencilla que parezca ahora esta idea, escapó a la Policía, por la misma razón que le impidió notar …

NUDO. Cuatro de los testigos mencionados arriba, nuevamente interrogados, declararon que la puerta de la habitación en que fue encontrado el cuerpo se hallaba cerrada por dentro cuando el grupo llegó a ella. Todo se hallaba en un silencio absoluto. No se oían ni gemidos ni ruidos de ninguna especie …

DESENLACE. Poco después de esta conversación hojeábamos una edición de la tarde de la Gazette des Tribunaux cuando llamaron nuestra atención los siguientes titulares: «Extraordinarios crímenes»

 

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.