A menudo la distinción sobre qué es literatura no está nada clara. Ofrecemos en esta entrada una visión general del estado de esta cuestión.

Introducción

Se considera que un texto poético o teatral es un texto literario específico. Ya hemos comentado, en el tema acerca del texto narrativo, que la definición de Literatura es controvertida. Muchos son los estudiosos que lo han intentado, partiendo de diferentes concepciones. A continuación, te ofrecemos las más significativas.

Distintas concepciones de la lengua literaria

Teoría del efecto estético

Según esta teoría la lengua literaria es la misma lengua estándar que utilizamos habitualmente, pero con un objetivo: producir un determinado efecto estético.

Teoría del “mensaje literal”

Esta teoría defiende que el mensaje literario posee una estructura fija, está destinado a perdurar y a repetirse en sus propios términos, por eso es un “mensaje literal”, que cumple dos presupuestos:

  • El mensaje literario es un mensaje no fungible, es decir, que no puede perderse. Se opone en esto al mensaje de la lengua estándar que si se pierde.
  • El mensaje literario está fuertemente estructurado, para que pueda permanecer en sus propios términos.

No obstante, estas características las comparte el lenguaje literario con otros lenguajes como la publicidad, las máximas y los refranes.

La comunicación en el mensaje literario

La comunicación literaria tiene unas características diferentes a la comunicación ordinaria, que vamos a explicar a continuación:

  • Emisor y receptor están distantes en el tiempo y en el espacio. Lope de Vega no está presente cuando nosotros leemos Fuenteovejuna.
  • El receptor es un receptor universal y desconocido. Cualquier persona es susceptible de ser el receptor de un texto literario. Además, el propio autor desconoce quién es el receptor que va a leer su libro.
  • La comunicación se hace a través del canal escrito, aunque también podemos hablar de literatura oral.
  • Cuando el mensaje llega al receptor, éste tiene que descodificarlo para poderlo comprender. Si desconoce el código artístico, que inspiró ese mensaje, no puede descodificarlo y, por lo tanto, no lo comprenderá.
  • El contexto de la comunicación literaria es pluridimensional. Para poder comprender el mensaje correctamente, muchas veces es necesario conocer los datos posibles acerca del emisor (su vida, su obra, la época en la cual se escribió…). También es necesario conocer datos acerca de le época en la que el emisor se halla inmerso.

Lengua literaria y lengua estándar

Hemos visto que en la comunicación literaria lo importante es la forma del mensaje. El mensaje literario llama la atención sobre sí mismo, con una a través de las recurrencias o repeticiones. La lengua utilizada por la comunicación literaria es la lengua estándar, pero una lengua estándar en la que domina la función poética (que pretende llamar la atención sobre el propio mensaje).

En la lengua estándar, el hablante selecciona las unidades que le proporciona la lengua y las combina. Una vez hechas estas dos operaciones, olvida ambas.

En el lenguaje literario el emisor también realiza estas dos operaciones, pero las mantiene, para poderlas repetir en sus propios términos después. Para ello utiliza las recurrencias (repeticiones). En esto consiste la función poética, en seleccionar y combinar las unidades del lenguaje y repetirlas en sus propios términos (utilizando para ello una fuerte estructuración, por medio de las repeticiones).

Recurrencias importantes son las siguientes:

  • Repeticiones de sonidos

Repetición del mismo número de sílabas por verso. Rima (repetición de los sonidos finales del verso, desde la última vocal acentuada hasta el final). Estas dos características dan lugar a las estrofas. Figuras fónicas (aliteración, paronomasia).

  • Repeticiones de palabras

Estribillos, repeticiones de palabras sueltas, figuras del nivel morfosintáctico y figuras del nivel semántico (anáfora, polisíndeton, anadiplosis, epanadiplosis, estructura especular). También se repiten frases enteras.

  • Repeticiones por acumulación

Recursos como el paralelismo, enumeración, correlación, hipérbaton…

  • Repeticiones del contenido

Son los llamados tropos: figuras literarias que se basan en un cambio de significado como la metáfora, metonimia, paradoja, antítesis, comparación, sinestesia, alegoría, hipérbole, personificación.

La lírica

La lírica es el género literario que consiste en la expresión de los sentimientos del autor, de su subjetividad y de su mundo interior.

Elementos caracterizadores de la lírica

El único elemento que caracteriza a la lírica es el ritmo interno.

El ritmo viene dado por las repeticiones o recurrencias. Las recurrencias afectan a todos los planos (fónico, morfo-sintáctico y léxico-semántico, tal como hemos dicho antes). Utilizar un mismo número de sílabas de un verso a otro, es una recurrencia. También es una recurrencia agrupar los versos en una determinada estructura (marcada por la rima y la repetición de un número de versos determinado). Esto es a lo que llamamos estrofa.

Subgéneros líricos

  • En verso:
    • Oda: es un poema lírico que expresa un hondo sentimiento.
    • Elegía: manifiesta un sentimiento de dolor ante una desgracia individual o colectiva.
    • Égloga: expresa sentimientos amorosos puestos en boca de falsos pastores.
    • Sátira: es una composición que denuncia vicios o defectos individuales o colectivos. Suele tener un tono humorístico.
    • Epitalamio: es una canción de bodas.
    • Epigrama: es un poema breve que expresa un pensamiento ingenioso y audaz.
  • En prosa

Como ya hemos dicho, generalmente la lírica se escribe en verso. Por ello hay pocos ejemplos de este género en prosa. Uno de ellos, muy conocido, es Platero y yo. Juan Ramón Jiménez expresa en esta obra sus sentimientos hacia un burro.

El teatro

Se trata de un diálogo destinado a ser representado. El autor les cede la palabra para que estos dialoguen ante un espectador (el fin último de toda obra dramática es ser representada). Hasta que no se representa el texto, la comunicación teatral queda incompleta.

Elementos caracterizadores del contenido

  • Los personajes. Se definen igual que en la narración. Cuando la obra se pone en escena, los actores representan a estos personajes.
  • Ambientación. Se define igual que en la narración. Cuando la obra se pone en escena, existe un decorado, para representar esta ambientación.
  • Acción. Consiste en exponer los acontecimientos, por medio de los personajes. Puede ser cerrada (la que hemos expuesto en la novela, con introducción, nudo y desenlace) o abierta (se opone a la anterior. No suele ser fácilmente comprensible, ya que lo importante es lo que ocurre en cada acto y por ello, muchas veces, no tiene autonomía la obra completa. Las obras del teatro del absurdo pertenecen a esta modalidad).

Elementos caracterizadores de la forma:

El texto se presenta dividido en cuadros, actos y escenas.

  • Acto. Es el espacio de tiempo que hay desde que sube el telón hasta que baja. En la actualidad hay dos actos en las obras de teatro, pero no siempre ha sido así. Un acto se divide en escenas.
  • Escena. Se desarrolla mientras un grupo de actores está en el escenario. Queda delimitado por la entrada de un nuevo personaje o por la salida de alguno de ellos.
  • Cuadro. Un cuadro suele estar marcado por un cambio de decorado. A veces coincide con un acto.

Formas de elocución

La intervención de cada personaje se denomina parlamento. Delante de cada parlamento aparece el nombre del personaje. El parlamento adopta las siguientes formas de elocución:

  • Diálogo: Conversación entre dos o más personajes.
  • Monólogo: Es la expresión de los pensamientos de un solo personaje. Se llama también soliloquio.
  • Aparte: Es una forma de expresión en la que un actor se dirige al público, fingiendo apartarse del juego dramático. Los demás personajes también fingen que no se enteran de esta expresión.
  • Acotaciones escénicas: Son palabras del autor de la obra, referentes al desarrollo de la acción (decorado, iluminación…) y a los personajes (gestos o movimientos que deben hacer). Las acotaciones se colocan entre paréntesis y en otro tipo de letra diferente al texto.

Subgéneros teatrales

Todos los subgéneros que se exponen a continuación pueden escribirse en verso y en prosa. La tradición literaria los ha llamado: géneros mayores.

  • Tragedia. Se presentan conflictos entre los personajes, víctimas de grandes pasiones. Suele tener un final desgraciado.
  • Comedia. Desarrolla conflictos no muy graves, generalmente divertidos, con un final feliz. Ridiculiza vicios o costumbres de la sociedad.
  • Drama. Es una mezcla de tragedia y comedia.

A lo largo de la historia ha habido otros géneros teatrales, llamados: géneros menores. Los principales son:

  • Auto Sacramental. Drama alegórico que termina con una exaltación de la Eucaristía.
  • Entremés. Obrita corta de carácter cómico.
  • Sainete. Obra teatral que refleja las costumbres y el habla populares. En su origen fue cómica.
  • Farsa. Obra en tono satírico (crítica), que exagera el carácter de sus personajes, para conseguir la intención que persigue.
  • Melodrama. Son obras de escasa calidad en la que los personajes son extremadamente perversos o angelicalmente buenos.
  • Vodevil. Presenta divertidas infidelidades amorosas.

Se denomina teatro lírico al teatro cantado. Destacan la ópera (todo el texto es cantado) y la zarzuela (alternan fragmentos cantados y hablados).

Libros Marea Verde. Para descargar el libro completo puedes pinchar aquí