Textos descriptivos II

En este caso el alumnado aprenderá a describir personas, lugares y objetos. Se añade un texto de El nombre de la rosa como modelo y se incluyen algunas actividades

.1– DESCRIPCIÓN DE PERSONAS

Describimos a una persona podemos hablar de sus cualidades físicas (prosopografía), de sus cualidades psicológicas (prosopopeya) o de ambas cosas (retrato).

2– DESCRIPCIÓN DE LUGARES

En la descripción de lugares debes tener en cuenta si se trata de un lugar natural o artificial y agudizar tus cualidades como observador. Es útil establecer diferentes planos.

3– DESCRIPCIÓN DE OBJETOS

Cuando describimos objetos debemos tener en cuenta su forma, su color, su tamaño y su utilidad.

RECUERDA

La descripción literaria acompaña normalmente a la narración en cuentos y novelas. Sin embargo, también encontramos descripciones objetivas en otros textos no literarios.

 

Visita al scriptorium

Al llegar a la cima de la escalera no pude contener un grito de admiración. El primer piso no estaba dividido en dos como el de abajo, y, por tanto, se ofrecía a mi mirada en toda su espaciosa inmensidad. Las bóvedas, curvas y no demasiado altas , apoyadas en recias pilastras, encerraban un espacio bañado por una luz bellísima, pues en cada una de las paredes más anchas había tres enormes ventanas, mientras que en cada una de las paredes externas de los torreones se abrían cinco ventanas más pequeñas, y, por último, también entraba luz desde el pozo octagonal interno, a través de ocho ventanas altas y estrechas.

Esa abundancia de ventanas permitía que una luz continua y pareja alegrara la gran sala, incluso en una tarde de invierno como aquélla. . Me sentí invadido por una sensación muy placentera y pensé en lo agradable que debería de ser trabajar en aquel sitio.

Tal como apareció ante mis ojos, a aquella hora de la tarde, me pareció una alegre fábrica de saber. Los estudiosos estaban sentados cada uno ante su propia mesa, y cada mesa estaba situada debajo de una ventana.

Los sitios mejor iluminados estaban reservados para los anticuarios, los miniaturistas más expertos, los rubricantes y los copistas. En cada mesa había todo lo necesario para ilustrar y copiar: cuernos con tinta, plumas finas, que algunos monjes estaban afinando con unos cuchillos muy delgados, piedra pómez para alisar el pergamino, reglas para trazar las líneas sobre las que luego se escribiría. Junto a cada escribiente, o bien en la parte más alta de las mesas, que tenían una inclinación, había un atril sobre el que estaba apoyado el códice que se estaba copiando, cubierta la página con mascarillas que encuadraban la línea que se estaba transcribiendo en aquel momento. Y algunos monjes tenían tintas de oro y de otros colores. Otros, en cambio, sólo leían libros y tomaban notas en sus cuadernos o tablillas personales.

El nombre de la rosa. Umberto Eco

 

ACTIVIDADES.

1– Traed una fotografía de cuando erais pequeños. Repartidlas en la clase y elaborad un retrato del compañero. Tratad de imaginar los rasgos de la personalidad de ese niño o niña.

2– Buscad una fotografía de un lugar turístico y realizad una descripción de las características de ese lugar. Podéis utilizar un procesador de textos para hacer un folleto turístico.

3– Imaginad que un extraterrestre ha llegado a la tierra para hacer una investigación sobre los objetos de uso diario de los humanos. Elegid un objeto y ayudadle a realizar la descripción.

Comentarios

  1. miguel cano dice

    La observación en todos sus detalles de una sala vacía, es una manera muy acertada de darle vida

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.