Teoría básica de los pronombres. Una aproximación.

Podemos clasificar los pronombres desde tres puntos de vista: semántico, sintáctico y morfológico.

  • Por su significado (Semántica) son un tipo de palabras con significación ocasional, no descriptiva (es decir no aporta rasgos semánticos al igual que los nombres propios) y esencialmente deíctica (pues señala, sin nombrarlas, realidades referidas a una concreta situación de comunicación). La deixis puede ser extralingüística, «ven aquí», o textual, «lo que dices».
  • Por su función (Sintaxis) pueden actuar como sustantivos, como adjetivos o determinantes (se estudian con el adjetivo) e incluso como adverbios (adverbios pronominales).
  • Por su forma (Morfología) muestran una gran irregularidad pues mientras que algunos admiten formantes de género y número, «otro-a», otros sólo admiten número, «mi-s», y otros ni género ni número, «que». Además muestra la particularidad de tener una forma neutra, «esto, eso, ello, aquello»

PRONOMBRES PERSONALES.

  • Significativamente son deícticos que establecen las personas gramaticales del discurso.
  • Formalmente son las únicas palabras en castellano que poseen el morfema de caso, es decir, que su forma varía según la función sintáctica que desempeñan. Las formas correspondientes a sujeto y término de preposición son tónicas; las de objeto, átonas.
  • Funcionalmente el pronombre personal sólo funciona como pronombre sustantivo y en consecuencia puede desempeñar las mismas funciones que el sustantivo.

PARTICULARIDADES DEL PRONOMBRE PERSONAL.

  • El pronombre sujeto se omite generalmente pues la idea del sujeto se incorpora a la forma verbal. Sólo figura en los casos en que se quiere dar énfasis o cuando puede existir ambigüedad.
  • El pronombre objeto de 3ª persona da lugar a frecuentes irregularidades como son el leísmo, el laísmo y el loísmo. Hay que tener en cuenta que el uso de «le» como CD referido a persona es un caso de leísmo aceptable.
  • Hay que destacar el uso redundante del pronombre objeto, de tal manera que la forma tónica precedida de preposición aparece anunciada mediente un pronombre átono catafórico de idéntica función. «Le dijo a él, la vio a ella».
  • Otras veces la redundancia puede afectar a un elemento nominal. «Entregó la carta al portero y le dio las gracias».
  • En una serie de casos, el pronombre pesonal objeto remite vagamente a conceptos no expresado y acaba formando unidad significativa con el verbo. Es el caso de arreglárselas, pasarlo bien, etc. En estos casos consideramos que está lexicalizado y que forma una unidad con el verbo.
  • La 3ª persona posee una forma reflexiva y recíproca, SE invariable al género y al número. «Pepe se lava, ellos se lavan, Luisa se lava». Hay que distinguir esta forma de la variante combinatoria de LE, «Ella se lo dijo». Para otros valores del SE hay que referirse a documento aparte.
  • Existe un uso especial de los pronombres que denominamos fórmulas de tratamiento. Son las distintas maneras que tiene la 1ª persona para dirigirse a la 2ª en el coloquio. Por regla general expresan la situación jerárquica de los interlocutores del discurso. Hay que hacer referencia al uso especial de este tratamiento en Canarias.

PRONOMBRES POSESIVOS.

  • Semánticamente indican posesión o pertenencia de lo nombrado con respecto a la 1ª, 2ª o 3ª persona. Más que estricta posesión indican una relación estrecha permanente con las personas del discurso. «Mi brazo, mi coche, mi pueblo».
  • Funcionalmente pueden actuar como determinantes, como pronombres adjetivos y como pronombres sustantivos.
  • Formalmente admiten formantes de género y número en algunas de sus formas. En otras, sólo de número. Tienen formas distitnas para un poseedor o varios poseedores y representan formas plenas o tónicas y apocopadas.

PRONOMBRES DEMOSTRATIVOS.

  • Semánticamente establecen con respecto a las personas gramaticales una relación de ubicación espacial y de ella para la ubicación temporal. Son en definitiva morfemas deícticos con valor temporal o espacial. Pueden establecer también valores deícticos anafóricos o catafóricos de proximidad/lejanía en la materialidad del texto.
  • El concepto de proximidad indicado por el demostrativo no tiene relación directa con la distancia y es más bien subjetivo.
  • Tiene una gran importancia como elementos de cohesión textual dado su valor anafórico o catafórico.
  • Formalmente admite formantes de género y número y tiene una forma específica para el género neutro.
  • Funcionalmente desempeñan la misma labor que un sustantivo.

PRONOMBRES INDEFINIDOS.

  • No constituyen una clase formal: los hay que admiten género y número; otros sólo número y otros, finalmente, son invariables. Además no guardan relación con las personas gramaticales con lo que se oponen a demostrativos y posesivos.

PRONOMBRES NUMERALES.

  • Frente a los indefinidos ofrecen una cuantificación precisa. Se diferencian de los restantes pronombres en que, salvo en el caso de los ordinales, ofrecen una significación fija.
  • Se clasifican de la siguiente forma:
    • · Cardinales. Precisan el número exacto de los objetos.
    • Ordinales. Indican el rango ocupado en una serie.
    • Dual y distributivo. Ambos y sendos. Algunos autores los incluyen entre los indefinidos.
    • Múltiplos. Indican multiplicación.
    • Partitivos. Indican división y sólo hay una forma propia, medio, que admite género. Mitad, tercio, cuarto no son numerales sino sustantivos abstractos.

PRONOMBRES INTERROGATIVO-EXCLAMATIVOS Y RELATIVOS.

  • Presentan formas análogas, pero los interrogativos y exclamativos son tónicos -llevan tilde en la grafía- mientras que los relativos no llevan acento gráfico.

INTERROGATIVOS.

  • Preguntan por un elemento desconocido al que sustituyen tomando su función sintáctica. Funcionan como pronombres, determinantes y en algunos casos como adverbios, «¿Cuánto corre?.
  • Las formas son qué, cuál, quién y cuánto con sus respectivas variantes genéricas y numéricas.

RELATIVOS.

  • Son elementos anafóricos cuya función esencial es la de ser sustitutos relacionantes.
  • Su función es doble ya que desempeñan la función sintáctica que realizaría el término sustituido y añaden la de nexo.
  • Las formas son que, el cual, quien y cuanto con sus respectivas variantes genéricas y numéricas.

Speak Your Mind

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.