Tema 19. Expresión del tiempo, el espacio y el modo

ELEMENTOS LINGÜÍSTICOS PARA LA EXPRESIÓN DEL TIEMPO, EL ESPACIO Y EL MODO.

1.- INTRODUCCIÓN.

  • Destacar la variedad de recursos sintácticos, morfológicos y léxicos ofrecidos por la lengua para expresar el tiempo, el espacio y el lugar.

  • Hacer una descripción del tema.

2.- CATEGORÍAS MORFOLÓGICAS QUE EXPRESAN TIEMPO, ESPACIO Y MODO.

1.1.- LOS MORFEMAS VERBALES.

Con los morfemas verbales situamos la acción en presente, pasado y futuro: en cant-a-ba-mos el valor de pretérito imperfecto lo aporta el morfema -ba-.

Hay que tener en cuenta lo siguiente:

  • Lo habitual en el verbo español es el sincretismo: -ba- indica imperfecto pero también indicativo.

  • En el caso de las formas compuestas, el valor temporal lo aporta también la forma correspondiente del verbo haber.

  • Distinguimos entre tiempos relativos y absolutos. Los primeros necesitan de otros para funcionar, los segundos pueden funcionar por sí solos.


Entre la primera están el presente (momento presente), el indefinido (momento pasado y acabado), el perfecto compuesto (momento pasado cercado al presente) y el futuro simple (momento futuro). Entre las segundas, el imperfecto (acción pasada respecto a un pasado del que se encuentra cerca), el futuro compuesto (acción futura anterior a otra acción futura) y los condicionales simples (acción futura respecto al pasado) y compuestos (acción futura respecto a un momento del pasado pero anterior a otro momento señalado en la oración).

  • Los tiempos verbales tienen un uso recto y otro metafórico o trasladado: el presente histórico. En estos casos los morfemas en cuestión pierden su valor y hemos de buscar la expresión de la acción en la actitud del hablante o en otros aspectos.

  • Con los morfemas verbales también indicamos la actitud dle hablante ante lo enunciado. Distinguimos tres modos verbales:

    1. Indicativo. Puede considerarlo dentro del plano de los hechos reales (tanto si son presentes como pasados o futuros).

    2. Subjuntivo. Puede considerarlo en el seno de los hechos pensados, sin que ello signifique negarlos o afirmarlos.

    3. Imperativo. Puede presentarlos ante un tú como unos hechos que desea que éste realice.




Como características del modo podemos decir:

    • El modo se expresa conjuntamente con otros valores, como el tiempo.

    • El imperativo propiamente sólo tiene dos personas: 2ª del singular y del plural, aunque el mandato se pueda expresar con otros medios como el subjuntivo.

1.2.- LOS DEMOSTRATIVOS.

Situan en la sucesión temporal y espacial al nombre, tomando como referencia a las personas gramaticales. En otras palabras, realizan dentro del discurso una labor deíctica.

Los tres demostrativos son este, ese, y aquel (y sus respectivos plurales y femeninos). El neutro sólo funciona como pronombre.

Distinguimos, siguiendo las pautas tradicionales, pronombres y adjetivos.

En la deixis temporal el uso de ese está neutralizado, ya que este y aquel cubre toda la sucesión cronológica.

La situación temporal puede ser de dos tipos: en la sucesión cronológica y en la sucesión del discurso lingüístico.

3.- CATEGORÍAS LÉXICAS QUE EXPRESAN TIEMPO, ESPACIO Y MODO.

3.1.- EL ADVERBIO.

3.1.1.- Concepto.


El adverbio es una parte de la oración, es decir, desempeña una función sintáctica en ella; no manifiesta variación de género, ni de número, por lo que no puede ir acompañado por el artículo. Sí admite grados. Su función característica es la de CC o aditamento, aunque también puede funcionar como complemento de adjetivo (cuantificador y adyacente) y complemento de otro adverbio, (a veces también de un nombre).

3.1.2.- Estructura del sintagma adverbial.


{Cuantificador (adv)} + Núcleo (adv) + {Adyacente (SP)}.

El adverbio, al ser núcleo, puede aparecer solo. “Luis corre muy rápidamente delante de Juan”

3.1.3.- Características morfológicas del adverbio.

  • No tiene género ni número, sólo a veces morfemas diminutivos: ahorita.

  • Muchos adjetivos inmovilizados semánticamente se han llegado a convertir en adverbios.

3.1.4.- Clasificación semántica.

  • DETERMINATIVOS. Su significado hace referencia a unas coordenadas concretas de espacio, tiempo, de cantidad o de modo: aquí, allí, allá, hoy, mañana, entonces, poco, mucho, así, etc. En su mayoría derivan de adverbios latinos.

  • CALIFICATIVOS. Son aquellos adverbios que derivan de adjetivos calificativos y acaban en -mente. A ellos se unen bien y mal.

3.1.5.- Locuciones adverbiales.


Son una serie de expresiones fijas que realizan una función claramente adverbial, son las llamadas locuciones adverbiales. Generalmente, son agrupaciones de preposición y nombre (en paz), de dos preposiciones (en contra), de preposición y adverbio (de repente).

No hay que confundir estas expresiones hechas, ya lexicalizadas, con agrupaciones del tipo: delante de, con prisa, etc, pues “delante” puede aparecer desvinculado de la preposición y “con prisa” puede llevar determinantes, “con mucha prisa”.

3.2.- LOS CUASIDETERMINATIVOS.


Llamamos cuasideterminativos a un grupo de adjetivos calificativos que funcionan de forma parecida a algunos determinativos, pues expresan significados afines: (escasos, excesivos, numerosos, próximo, siguiente, cercano, lejano, anterior). Sitúan en el espacio y tiempo o cuantifican. Su proximidad a los determinativos se demuestra enel hecho de que admiten con más facilidad la anteposición que la posposición: “Lo haré el próximo día”.

3.3.- EL ADJETIVO CALIFICATIVO.


Es una de las categorías más rica en funciones sintácticas: adyacente, atributo del sujeto, atributo del CD, predicativo del sujeto y predicativo del CD.

3.3.1.- Concepto.


El adjetivo calificativo es aquella categoría que directa o indirectamente siempre acompaña a un nombre, del que designa cualidades. Sin embargo a nosotros nos interesan las funciones que expresan modo de acción porque, además de modificar a un nombre, modifican a un verbo.

3.3.2.- Estructura del sintagma adjetival.


{Cuantificador (adv)} + núcleo (adj calif) + {adyacente (SP/adv)}: muy amante de la paz, una decisión equivocada técnicamente.

3.3.3.- Características morfológicas.


Además del morfema de género y número, propios también del sustantivo, tiene también el morfema de grado. Algunos adjetivos son invariables genéricamente: triste, alegre, feliz, etc. El grado puede ser positivo, superlativo o comparativo.

4.- CATEGORÍAS SINTÁCTICAS QUE EXPRESAN TIEMPO, ESPACIO Y MODO.

4.1.- LAS SUBORDINADAS ADVERBIALES DE TIEMPO.

Informan sobre una acción que sirve para situar en el tiempo la acción principal. Esa acción subordinada puede realizarse antes (anterioridad), después (posterioridad) o a la vez que ella (simultaneidad).

4.1.1.- De anterioridad.


Introducidas por adverbios y locuciones adverbiales: apenas, en cuanto (que), tan pronto como, siempre que, cuando, etc. Además de ser nexos subordinantes, funcionan como adverbios dentro de la proposición subordinada: Cuando terminó todos aplaudieron; apenas llegué, él se fue; tan pronto como me vio, me saludó.

También se puede expresar anterioridad con el gerundio compuesto.

4.1.2.- De posterioridad.


Introducidas por cuando: Cuando lo anunciaron, yo ya lo sabía.

4.1.3.- De simultaneidad.


Introducidas por cuando, mientras (que), conforme, según, entretanto, a medida que.: No hables mientras comes; a medida que hablaba, se iba alterando más y más; entretanto que ella lo buscaba por un sitio, él lo buscaba por otro.

También mediante el gerundio es normal la construcción de proposiciones subordinadas adverbiales de simultaneidad: Paseando por el parque, vi a tu padre.

4.2.- LAS SUBORDINADAS ADVERBIALES DE LUGAR.

Señalan el lugar en el que se desarrolla la acción principal. Se introducen por el adverbio donde, precedido o no de preposición: Estuvimos dónde se produjo el accidente; dirígete hacia donde nos encontramos.

4.3.- LAS SUBORDINADAS ADVERBIALES DE MODO.

Informan sobre la manera de realizar o de realizarse la acción principal. Se introducen por los adverbios: como, conforme, según, etc: Contesté como tú me dijiste; lo hice conforme decían las instrucciones.

También el gerundio introduce adverbiales de modo: “Enciéndelo pulsando el botón”.

4.4.- LAS SUBORDINADAS ADJETIVAS.

Los adverbios relativos cuando, donde y como pueden introducir proposiciones adjetivas con carácter temporal, espacial y modal. Lógicamente, para ello, deben depender de un nombre.

El adverbio “donde” se puede sustituir por un SP “en la cual”.

4.5.- EL SINTAGMA PREPOSICIONAL.

Puede desarrollar cualquiera de los tres conceptos circunstanciales a través de distintas funciones. Sus funciones principales son: adyacente de un nombre, atributo, predicativo de C.D. y C.C.

4.5.1.- Estructura del SP.


Un sintagma preposicional está formado por una preposición y un SN, S. Adv o proposición subordinada sustantiva: La casa de Pedro; un café con leche; un chiste sin gracia; la casa de enfrente; la intención de que vuelvas. La preposición funciona como enlace y lo introducido por ella como término de preposición.

4.5.2.- Tipos de preposición.


Distinguimos dos grupos de preposiciones:

– Las propias que son las tradicionales de origen latino más otras de origen más moderno como “salvo, excepto, durante, etc”

– Las locuciones preposicionales: “junto a, en vez de, a ras de…”

5.- LA EXPRESIÓN DEL ESPACIO.

5.1.- EL C.C. DE LUGAR.

5.1.1.- Concepto.


Según Alvaro Porto es el complemento que expresa una circunstancia en que se desarrolla o desenvuelve la acción.

El CC de lugar pone en relación con el espacio una acción, evento o proceso verbal. Esta función sintáctica la realizan el Sintagma Adverbial, el SP y la subordinada adverbial de lugar: Luis trabaja en una fábrica de muebles; desde mi ventana veo el mar; la gente pasea por la calle; llegamos pronto a Madrid. Responden a la pregunta ¿dónde?. Otro procedimiento es sustituir por un adverbio de lugar. Puede llevar preposición.

5.1.2.- Situacionales.


Sitúan la acción o evento bien sea en coincidencia locativa con un lugar: “Vive en Madrid” o en relación con él, “Vive cerca del Ministerio”.

Principales adverbios de lugar: aquí (acá), ahí, allí (allá) se dividen de igual forma que los demostrativos.

Con arriba, abajo, delante (adelante), detrás (atrás) se cuadricula un espacio, se le limita con unas coordenadas que marca el hablante. Esto mismo sucece con cerca y lejos; encima y debajo (abajo); dentro (adentro) y fuera (afuera).

5.1.3.- Direccionales.


Implican un movimiento de origen (desde), de destino (hacia) o de lugar por donde (por): Los veo desde la ventana; se marchó a Barcelona; van por la calle.

5.1.4.- Extensionales.


Expresan la delimitación o amplitud de un espacio más o menos grande: España se extiende desde los Pirineos al Estrecho de Gibraltar.

5.2.- DETERMINANTE.

Actualizan los nombres y sitúan la realidad designada por él en el espacio y el tiempo.

Este: si la realidad está presente en el ámbito de la 1ª persona: Este coche que está aparcado aqué es muy bueno.

Ese: de la 2ª persona: Ese libro que tienes al lado es muy bueno.

Aquel: de la 3ª persona: Aquel árbol de allí es muy alto.

5.3.- ADYACENTE.

La función de adyacente del nombre y del adjetivo puede desarrollar conceptos espaciales en los siguientes contextos.

  1. Mediante un SP: Mi estancia en Marruecos me sirvió para descansar; este coche, útil en el campo, no sirve para la ciudad.

  2. Mediante adjetivas de relativo a través del adverbio relativo donde (con o sin preposición): La casa donde vives es muy bonita.

  3. Mediante los llamados adjetivos cuasi determinativos: anterior, posterior, siguiente, cercano, lejano, alejado. “La parte anterior de la pierna”.


Otros adjetivos como inferior, superior, derecha, izquierda sitúan únicamente en el espacio: Está en la parte izquierda; en la estantería superior está el libro.

6.- LA EXPRESIÓN DE TIEMPO.

6.1.- EL C. C. DE TIEMPO.

6.1.1.- Concepto.


Sitúa la acción principal en un tiempo concreto o nos informa sobre su duración.

Esta función la realizan los SP, los adverbios o S. Adv y las proposiciones subordinadas de tiempo. En algún caso también un SN: Lo hizo esta mañana.

Existen dos tipos:

6.1.2.- Situacionales.


Es el temporal típico, pues responde a la pregunta ¿cuándo?. La situación puede establecerse con relación a un tiempo o a un acontecimiento, relación que puede ser de coincidencia, o bien expresar anterioridad o posterioridad.

Ayer sólo se utiliza con tiempos pasados, hoy puede ir en cualquier tiempo y mañana sólo en futuro.

Ahora, que coincide con el momento en que se habla, se combina con formas de presente (ahora lo traigo). Entonces aparece junto a formas verbales que expresan alejamiento del momento en que se habla: pasado o presente (entonces lo trajo; entonces lo traerá).

6.1.3.- Extensionales.


Se refiere a la extensión de tiempo ocupada por la acción o proceso, esto es, a la duración, por lo que responde a preguntas como ¿desde o hasta cuándo?; ¿cuánto tiempo?,¿en cuántas ocasiones?: He dormido ocho horas seguidas.

  • ITERATIVOS. Expresan el número de veces que se repite una acción: Luis va todos los días al trabajo; se casó tres veces.

  • DURATIVOS. Expresan la duración de la acción. Distinguimos a su vez:

    • Delimitativos (trabaja de ocho a tres; trabaja desde las ocho hasta las tres)

    • Cuantitativos (trabaja ocho horas diarias). Estos últimos suelen ser SN, aunque también pueden venir introducidos mediante por, durante, etc.

6.2.- DETERMINANTE.

Este sitúa temporalmente algo que el hablante siente cercano y Aquel lo siente lejano. Este presidente es mejor que aquel de hace diez años. El uso de Ese parece especializarse para indicar momentos o realidades alejados del presente.

6.3.- ADYACENTE.

Distinguimos también varias posibilidades:

  • Mediante un SP o adverbio como adyacentes de nombres y adjetivos: Mis ideas de entonces eran muy distintas; el actualmente alcalde de Madrid tiene muchos problemas; un jugador lesionado ahora/en este momento no es útil para el equipo.

  • Mediante una subordinada adjetiva de relativo con antecedente temporal: Aquel verano cuando llovió tanto nos divertimos mucho.

  • Mediante aquellos cuasi determinativos que sitúan temporalmente: Próximo, futuro, presente, acutal, pasado, anterior, posterior, siguiente, cercano, lejano, alejado.

7.- LA EXPRESIÓN DE MODO.

7.1.- EL C. C. DE MODO.

Esta función la realizan únicamente SP, adverbios o S. Adv, locuciones adverbiales y subordinadas adverbiales de modo: Lo hice con ganas; lo hice afanosamente; fui a pie; lo hice como me dijiste. Todas estas categorías expresan el modo como se lleva a cabo lo expresado por el verbo.

Responden a la pregunta ¿Cómo?: Los alumnos se comportan mal.

Los adverbios que funcionan como CC de Modo son así, bien y mal y todos los acabados en -mente.

  • ¿Qué pasa con “dejó a sus padres en la ruina”?

7.2.- ATRIBUTO.

7.2.1.- Concepto.


El adjetivo calificativo puede aparecer asignado al nombre a través de una serie de verbos sin significado (copulativos) o desposeídos de él casi en su totalidad (semicopulativos). En este caso el calificativo funciona como atributo.

A veces responde a una pregunta ¡Cómo?, pues las cualidades se nos muestran como modos de ser.

7.2.2.- De verbo copulativo y semicopulativo.


Introducido por un verbo semicopulativo, es decir, verbos que en esa función han perdido total o parcialmente su significado originario: andar, considerar, poner, quedarse, encontrarse, etc.

Los atributos introducidos por un verbo semicopulativo se diferencian de los introducidos por los copulativos en:

  • No se pueden sustituir por lo: Luis resultó herido.

  • Pueden introducir atributos de CD: El alumno puso verde al profesor -donde verde modifica a el profesor-.

Las categorías que funcionan como atributo son el adjetivo calificativo, el adverbio, el SP, el SN e, incluso, las subordinadas sustantivas.

7.3.- ADYACENTE.

También un SP o un adverbio pueden acompañar directametne a un nombre o adjetivo, al que se le modifica modalmente, en función de adyacente: UN hombre sin ganas/así no puede trabajar aquí; una decisión equivocada técnicamente/en su aspecto técnico.

Siendo rigurosos habría que incluir aquí a los adjetivos calificativos cuando acompañan directamente al nombre, y es que, como dicen los generativistas, en la estructura profunda siempre hay una cópula entre sustantivo y adjetivo. Esto explica que un adverbio como así pueda acompañar directamente a un nombre.

7.4.- EL PREDICATIVO.

7.4.1.- Concepto.


En ocasiones el SP no sólo modifica al verbo, sino que su radio de acción puede afectar también al sujeto o al CD. En este caso dicho sintagma funciona como predicativo: Acusaron a Luis de traidor. Pero no sólo el SP puede ser predicativo, también el adjetivo calificativo (o S. ADJ) e, incluso, el SN: Trajo podrido el pescado; llamó traidor a Luis.

Van siempre con verbos no copulativos, que mantienen pleno su significado, eso les diferencia de los atributos.

No es necesario y se puede prescindir de él.

7.4.2.- De Sujeto y de C. D.


Distinguimos dos tipos de CP:

  • De Sujeto. Modifican al verbo y al sujeto: Luis corre fatigado.

  • De CD. Modifican al verbo y al CD: Luis trajo podrido el pescado. Aquí nos informa sobre el verbo y sobre el CD pescado.

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE