Tema 18. Expresión de la cualidad, cantidad y grado

ELEMENTOS LINGÜÍSTICOS PARA LA EXPRESIÓN DE LA CUALIDAD, LA CANTIDAD Y EL GRADO.

1.- INTRODUCCIÓN.

  • Este tema implica un estudio funcional comunicativo, esto es se estudian los elementos del lenguaje en relación con el papel que desempeñan en el proceso de comunicación. Será una consideración en la que prime la funicón comunicativa del lenguaje.

2.- EXPRESIÓN DE LA CUALIDAD.

2.1.- EL ADJETIVO.

2.1.1.- Definición y consideración histórica.

  • Ha soportado múltiples definiciones: Platón, atendiendo al hecho de que podía funcionar como predicado en las copulativas, lo incluía en la clase verbal; el Brocense se basaba en el género para diferenciarlo, dado que adopta el del nombre.

  • Hoy A. Alonso y H. Ureña, desde la lógica, consideran que es “un modo de pensar la realidad y de representarla, no un modo de ser”; sin embargo la definición es insuficiente.

  • Desde el punto de vista funcional es el modificador directo del nombre, al que amplía o restringe el significado.

  • Será, teniendo en cuenta lo anterior, aquella parte del discurso que modifica las características internas del nombre, no su cantidad.

2.1.2.- Características morfológicas.

  • A menudo se ha señalado su cercanía al nombre puesto que su constitución formal es muy similar: un lexema seguido de morfemas de género y número y la posibilidad de añadirle afijos.

  • La diferencia fundamental con el nombre es que está supeditado a este y concuerda con él.

  • Lso adjetivos tienen dos tipos de morfemas: los constitutivos, que son necesarios para la formación del propio adjetivo y que incluye los morfemas de género y número, y los facultativos, que son los afijos y que modifican el significado léxico del adjetivo.

  • En relación con el género tendremos tres grupos:

    1. Invariables.

    2. Con variación utilizando los morfemas -o, -a. Los más numerosos.

    3. Con variación distinta a la anterior. En general el adjetivo femenino añade -a, el masculino admite formas diferentes.

  • El número concierta siempre con el nombre y las variaciones morfológicas son iguales que en el sustantivo.

2.1.3.- El grado del adjetivo.

  • La característica fundamental del adjetivo es su capacidad de expresarse en grados diferentes. Estos pueden ser positivo, comparativo (de igualdad, superioridad e inferioridad) y superlativo (relativo o absoluto).

  • Autores como César Hernández Alonso consideran que el grado es una cuestión semántica, no morfológica.

2.1.4.- Funciones.

  • Según el Esbozo su función es la de referir al sustantivo una característica, ya por simple unión, ya como complemento predicativo.

  • Los funcionalistas consideran que tiene funciones privativas (adyacente del nombre) y no privativas (atributo, modificador de otro adjetivo, función expresiva, sustantivado, adverbializado y complemento predicativo).

2.1.5.- Tipos.

  • Desde un punto de vista formal pueden ser:

    1. Variables/invariables.

    2. Simples / Compuestos. Alto / correveidile.

    3. Primitivos / Derivados.

  • Desde el punto de vista sintáctico:

    1. Atributivos. El coche viejo.

    2. Predicativos. El coche es viejo.

  • Semánticamente se distinguía entre determinativos y calificativos. Hoy sin embargo se distingue entre:

    1. Relativos. Relativizan la propiedad que denotan a una clase de objetos o de realidades: alto (+ ó -)

    2. Absolutos. El nombre posee o no posee la cualidad. Volcánico.

    3. Relacionales. Derivados de nombre ponen en relación un objeto con otro. Ministerial.

2.1.6.- Posición.

  • Aunque existen tendencias que relacionan la posición con el significado, con causas psicológicas o que la relacionan con la estructura sintáctica o rítmica, se puede decir que el orden del adjetivo con respecto al nombre está determinado por una serie de factores:

    1. Carácter de la atribución. Si es objetiva se pospone, si es subjetiva se antepone.

    2. Necesidad de la atribución. Si es prescindible estamos ante un adjetivo explicativo que generalmente va antepuesto. Si es imprescindible estamos ante un adjetivo especificativo que generalmente va pospuesto.

    3. Carácter semántico del adjetivo. Si es inherente va antepuesto, si no lo es va postpuesto.

    4. Según el contexto gramatical tendremos que:


    • Si aparecen varios adjetivos pueden ocupar ambas posiciones pero cuantos más haya más difícil es la anteposición.

    • Hoy es difícil encontrar un sustantivo que tenga adjetivos postpuestos y antepuestos.

    • Si hay un SP el adjetivo normalmente se pospone aunque no por regla.

2.2.- PROPOSICIONES SUBORDINADAS ADJETIVAS.

2.2.1.- Definición.

  • Según los funcionalistas están en relación de identidad funcional semántica con el adjetivo.

  • Van introducidas por un pronombre o un adverbio relativo que reproduce al sustantivo que es su antecedente y que sirve de nexo entre la principal y la subordinada.

2.2.2.- Tipos.

  • Se pueden clasificar atendiendo diversos criterios:


Semánticamente.

  • Pueden ser explicativas cuando añaden una cualidad del nombre ya contenida en alguna forma en este. Lo normal es que vayan entre comas.

  • Pueden ser especificativas cuando restringen el conjunto de referentes posibles del nombre porque especifican una cualidad concreta.

  • También se llaman restrictivas y apositivas.


Formalmente

  • Introducidas por un pronombre relativo que realiza las mismas funciones que un nombre. El verbo de la subordinada puede ir en indicativo o subjuntivo.

  • Con verbo en participio no llevan pronombre relativo y pueden ser también explicativas, “el padre, preocupado por…” o especificativas, “el padre preocupado en exceso…”.

  • Con verbo en gerundio tampoco llevan pronombre relativo. Distinguimos entre construcciones absolutas, que no son adjetivas pues dan características del verbo, sino adverbiales temporales, y construcciones adjetivas “Pedro, queriendo ayudar,”

  • Sin antecedente. Son sustantivadas porque no tienen antecedente. Las razones son diversas.

2.2.3.- Los relativos.

  • Según el Esbozo se dividen en adverbios relativos (donde, como, cuando) y pronombres relativos, que pueden ser simples (que, quien, quienes), compuestos (el que, el cual…) y posesivo (cuyo).

  • Como peculiaridades hay que decir que hoy el más utilizado es que (admite antecedentes de persona y cosa), quien (sólo persona) y cuyo (procede del genitivo latino y conserva su carácter de posesión y de relativo).

3.- EXPRESIÓN DE LA CANTIDAD.

  • La gramática tradicional sólo consideraba poseedores de la cantidad a los adverbios, sin embargo hay más mecanismos para expresarlo.

3.1.- CUANTIFICADORES.

  • Categoría muy heterogénea de elementos que restringen el número de unidades insertas en el nombre.

  • La tradición gramatical distinguía entre pronombres y determinantes pero hoy hablaremos de núcleo del SN o de modificador del nombre.

3.1.1.- Numerales.

  • Delimitan la extensión cuantitativa del nombre y en consecuencia sólo se utilizan con nombres contables.

  • Pueden ser cardinales, ordinales (hoy reducidos prácticamente a diez pues luego se utlizan los partitivos), partitivos (también se usa el sufijo -avo), multiplicativos (-ble, -ple) y distributivos (siempre por medios léxicos, sendos, cada).

3.1.2.- Indefinidos.

  • Indican una cantidad de modo impreciso. Pueden ser:

    1. Gradativos de cantidad. “Poco, mucho, bastante, demasiado”. Expresan número con nombres contables y cantidad con incontables.

    2. Existenciales. “Alguno, ninguno, nadie, nada”.

3.2.- ADVERBIOS DE CANTIDAD.

  • Según la gramática funcional son modificadores de modificadores o, lo que es lo mismo, palabras de tercer grado.

  • Según el Esbozo son modificadores del verbo, pues es la función que más a menudo realizan.

3.2.1.- Características.

  • Son invariables en género y número.

  • La mayoría de las formas están lexicalizadas y el mecanismo de producción es a través de -mente.

  • Existe un proceso de adverbialización que afecta a los adjetivos. Va lento.

  • Funcionalmente modifica verbos, adverbios, adjetivos, oraciones. Su función más frecuente es la de CC.

  • Con respecto a la colocación hay bastante libertad pero suele ir junto a la palabra que modifica.

3.2.2.- Clasificación.

  • Normalmente se recurre al punto de vista semántico tradicional. (Lugar…)

  • Atendiendo a su función se distingue:

    1. los que sólo funcionan como adverbios: casi, apenas…

    2. Los que funcionan como adverbios pero derivan de otras palabras, por lo general adjetivos: -mente.

    3. Palabras que realizan una función adverbial y conjuntiva: desde que.

  • A su vez los adverbios de cantidad se clasifican en:

    1. Conceptuales. Con significado propio como medio, mitad…

    2. Pronominales. Con significado ocasional y que coinciden con algunos pronombres. Tanto, mucho, poco…

  • Otra clasificación muy extendida y pedagógica es:

    1. Adverbios circunstanciales. (Lugar, tiempo, modo, cantidad).

    2. Adverbios no circunstanciales. (Afirmación, negación, duda).

3.3.- PROPOSICIONES SUBORDINADAS ADVERBIALES.

  • Manuel Seco establece tres tipos de adverbiales: circunstanciales, cuantitativas y causativas. Entre las segundas, que son las que nos interesan para el tema, habla de comparativas y consecutivas.

3.3.1.- Comparativas.

  • La subordinada sirve como término de comparación de la principal. Esta comparación se puede establecer en relación con la cantidad o con la cualidad.

  • Se puede establecer una relación de:

    1. Igualdad. Se compara tanto la cantidad como la cualidad y se utilizan las formas, “tanto cuanto, tal como, tal cual, tal como”.

    2. Superioridad. En general la conjunción “que” se sustituye por la preposición “de” cuando el segundo término expresa cantidad. Utiliza “más…que (de) o adjetivo comparativo que (de)”

    3. Inferioridad. “Menos…que (de)”.

3.3.2.- Consecutivas.

  • Se puede expresar mediante dos tipos de construcciones:

    1. Aquellas en que la consecuencia no depende de la intensidad o grado de la proposición principal. En ellas la oración consecutiva va introducida mediante un nexo especificativo, que puede ser una conjunción simple o un nexo conjuntivo. “Por tanto, así que…”

    2. aquellas en que la consecuencia depende de la intensidad de la proposición principal. Hay una gran variedad de posibilidades para expresar este tipo de consecutivas. “Tan + adjetivo + que, hasta el punto de que…”.

4.- EXPRESIÓN DEL GRADO.

  • Entendemos por grado la intensidad con que se presenta el significado. Es la categoría típica del adjetivo, sin embargo también puede afectar a adverbios e incluso a algunos nombres.

  • Hay que distinguir entre grados y graduación. En el primer caso encontramos tres grados: el positivo, el comparativo y el superlativo. En la graduación nos referimos a la posibilidad de intensificar o graduar el significado de un adjetivo, adverbio, etc, mediante una serie de adverbios intensificadores o de determinados sufijos.

4.1.- LOS GRADOS DEL ADJETIVO.

4.1.1.-El grado positivo.

    1. Aparece sin intensificación ni comparación. Es la pura expresión del contenido semántico.

4.1.2.- El grado comparativo.

  • Semánticamente puede expresar la comparación de un término consigo mismo, “más blanco”, de un término con otros “gasta más que gana” o permitir la posibilidad de establecer una gradación de tipo léxico, es decir, la comparación no se establece en términos morfológicos, sino mediante piezas léxicas diferentes. Por ejemplo: frío, templado, caliente…

  • Se ponen en relación dos elementos con la misma cualidad o dos cualidades distintas para indicar si la relación entre ellos es de igualdad, superioridad o inferioridad. Se puede realizar de dos formas:

    1. Analítica. A través de medios sintácticos. Se realiza mediante un adverbio comparativo seguido del adjetivo en grado positivo y de la conjunción que antes del segundo término (o de si el segundo término es de carácter numérico). Lo que marca el tipo de comparativo es el adverbio utilizado: más, menos o tan… como.

    2. Sintética. Heredada del latín y sin productividad actual en español. Mejor, peor, mayor, menor…

4.1.3.- El grado superlativo.

  • Existen dos tipos de superlativo en relación con su significado:

    1. Absoluto. El más alto.

    2. Relativo. El más alto de la clase.

  • Presenta dos posibilidades en relación con la expresión.

    1. Forma analítica.


    • Superlativo relativo. El más alto (de)

    • Superlativo absoluto. El más.

    1. Forma sintética. Incluye prefijación (hiper-, super-) y sufijación (-ísimo). La sufijación altera a veces la raíz (sapientísimo), otras produce irregularidades (ubérrimo), otras no es admitido (momentáneo), otras veces se conserva la forma latina (óptimo).

4.2.- EN LOS ADVERBIOS.

  • Sólo se puede expresar el grado en algunos casos. En los casos en que podemos denominaremos a los adverbios graduables.


“El agua está muy fría”, “poco fría”, “demasiado fría”.

  • Algunos adverbios permiten también la gradación meidante los mismos mecanismos que el adjetivo, sobre todo en las variedades hispanoamericanas del español.

  • Una gran mayoría acepta el superlativo, excepto los que hemos denominado conceptuales, “casi, bastante, mitad, etc”. “Cerquísima”.

 

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE