Tema 16. Relaciones sintácticas sujeto y predicado

Las relaciones sintácticas. Sujeto y predicado.

Aportado por Isabel Roca
1. Introducción

2. Las relaciones sintácticas: Sujeto y Predicado

2.1. Definiciones

Criterio sintáctico
Criterio lógico-formal
Criterio estructuralista
Criterio funcionalista
Criterio generativista
Criterio de la gramática de dependencias

2.2. Concordancia

2.3. Elementos

El sujeto

Fdo. Lázaro Carreter
Barrenechea
La concepción tradicional
Jespersen

El predicado

Fdo. Lázaro Carreter – Hockett
Gramática generativa
La concepción tradicional

2.4 Orden lógico

1. Introducción

A pesar de su disparidad, todas las teorías gramaticales (a excepción de la gramática del texto) consideran a la oración como unidad superior, formada por elementos menores relacionados entre si a través de una relación ling- ística de carácter formal.

2. Las relaciones sintácticas: Sujeto y Predicado

2.1. Definiciones

El criterio sintáctico nos permite definir este término como función de conexión entre dos o más elementos ling- ísticos, así pues, si nos centramos en la unidad mayor (oración) deberemos establecer que está constituida sobre una relación sintáctica entre los elementos Sujeto y Predicado, las cuales pueden estar desempeñadas por una gran variedad de elementos.

La consideración de esta relación sintáctica depende en gran medida de la definición de los elementos entre los que se establece, los cuales difieren según el criterio que se aplique.

Criterio lógico-formal: Gramática tradicional. Entiende la oración como expresión de un juicio lógico, que se hace a través de onoma y rema (terminología aristotélica) que son las clases de palabras fundamentales y que podríamos equiparar a los términos de sujeto y predicado. Toda oración tiene, desde el punto de vista semántico que aporta la R.A.E. al criterio, sentido pleno, estructura melódica completa y presencia de todos los elementos sintácticos necesarios.

Estos requisitos no siempre se cumplen, por lo que el criterio se halla ante enunciados dudosos o problemáticos, a los que designa con el nombre de "frases". Una frase es cualquier enunciado formado por elementos conexos y que tiene sentido en sí mismo (incluidas las oraciones cuyo sentido es pleno y sus elementos están presentes de una manera u otra)
Criterio estructuralista: En un intento de resolver los enunciados dudosos para la gramática tradicional, el criterio estructuralista considera las oraciones como el sintagma mayor (concepción saussureana), por lo que sus elementos deben estructurarse y relacionarse como cualquier otro sintagma, a través de las relaciones sintagmáticas que distinguen entre el elemento regido y el regente que determina las características morfológicas de la palabra regida. ; sin embargo, esta concepción deja fuera del concepto oración a las coordinadas.

En cuanto a la problemática sobre las oraciones o frases que no presentan alguno de sus elementos obligatorios (según la gramática tradicional), el estructuralismo establece dos tipos de oración, las bimembres y las unimembres, entre las que estarían las impersonales por carecer de sujeto; desde el punto de vista sintáctico estas oraciones estarían únicamente formadas por un S.V., sin embargo resulta extraño reconocer la existencia de predicación de ningún sujeto.

Criterio funcionalista: El enfoque general considera que las oraciones son construcciones máximas en las que se establecen relaciones entre unidades menores (tanto de tipo sintáctico, como las frases, como de tipo morfológico, como en las palabras), si concretamos en enfoque de Hockett deberemos tipificar los tipos de construcciones y entre ellas diferenciar las predicativas, formadas por un tópico y un comentario (términos correspondientes a los tradicionales sujeto y predicado) Para este autor la oración es la construcción que no forma parte de ninguna otra y su núcleo es el verbo, que define como palabra oracional, al poder constituir por si solo, sin intervención de sujeto, una oración.

Criterio generativista: Según Chomsky la oración es un axioma de base (estructura profunda) y por tanto no requiere definición, si bien realiza hasta tres definiciones diferentes de la misma. La oración se genera mediante una serie de reglas y símbolos, siendo la regla básica aquella que iguala "oración" con la suma de un sintagma nominal y uno verbal, lo cual correspondería a las relaciones sintácticas sujeto-predicado.

En este criterio las oraciones unimembres son explicadas como realizaciones de la estructura superficial, las cuales poseen el elemento ausente (sintagma nominal sujeto o sintagma verbal copulativo, en caso de ausencia de predicado) en la estructura profunda.

Criterio de la gramática de dependencias, defendido por Tesnière. Este criterio señala como núcleo oracional al verbo, del que dependen actantes (el sujeto es uno más de ellos) y circunstantes. En esta concepción es fácil entender la oración como un predicado que puede o no exigir un sujeto y no a la inversa, lo cual permite una explicación satisfactoria de las oraciones impersonales.

2.2. Concordancia

La concordancia es la relación formal entre las unidades que forman una oración, o lo que es lo mismo, igualdad de número y persona entre sujeto y verbo, y de género y número entre sustantivo y adjetivo.

En algunos casos no se produce la concordancia según estas normas básicas sino que se da la llamada "concordancia ad sensum" que puede hacer dudosa la construcción, algunos de los casos de este tipo de concordancia son:

* Los términos colectivos en singular que se sienten como una unidad permiten la concordancia en singular con el verbo, y no en plural: "El rebaño pace" / *"El rebaño pacen"

* Los términos plurales entendidos como un todo unitario pueden concordarse en singular, como si sólo se tuviera en cuenta uno de ellos para establecer la concordancia. "La entrada y salida es peligrosa" / "La entrada y la salida son peligrosas".

* Cuando coinciden varias personas gramaticales en el sujeto, se prefiere concordar con la segunda antes que con la tercera y con la primera antes que con alguna de las dos anteriores.

2.3. Elementos

El sujeto ha sido definido desde muchos puntos de vista.

Fdo. Lázaro Carreter parte de un criterio semántico para definirlo como el término de la oración que funciona como actor o soporte del predicado, si bien también contempla la opción de que sea paciente del predicado en las construcciones pasivas. A partir de esta definición clasifica las oraciones en:
* Activas (sujeto agente – predicado) Juan come manzanas.

* Pasivas (sujeto paciente – predicado) Juan fue contratado por la empresa.

* Reflexivas (sujeto agente y paciente – predicado) Juan se peina

* Recíprocas (sujetos agentes y pacientes – predicado en plural) Ana y Juan se saludan

* Atributivas (sujeto soporte de una nota clasificadora – predicado clasificador) Juan es alto

* Medias o pseudo-activas (sujeto en que se realiza la acción del predicado)
La puerta se cerró / Juan se afeita en esta barbería.

* Causativas o factivas (sujeto no realiza materialmente la acción del predicado sino que ordena que otro la realice) El ayuntamiento asfaltó las calles.

* Estativas o de estado (sujeto no es agente puesto que el predicado no expresa acciones sino estados o modos de existir) Juan yace en el lecho.

Barrenechea sigue un criterio funcional para la definición de sujeto, ya que lo considera la función privativa y esencial del sustantivo mientras el predicado sólo es una función del verbo (con lo cual explica la existencia de predicados no verbales)

Considera la existencia de los siguientes tipos de sujeto, atendiendo a su aparición o no en la oración:
* Desinencial: El sujeto no aparece como tal salvo en las desinencias verbales (generalmente en 1ª y 2ª persona)

* Tácito, implícito o elíptico: El sujeto no aparece en la oración pero queda sobreentendido a través del contexto.

* Explícito: El sujeto aparece en la oración a través de un sintagma nominal o una construcción con su misma función.

* Sujeto Ø: Sujeto inexistente, al no exigirlo el predicado. Se trata de oraciones impersonales.

En cuanto al tipo de sujeto, según el elemento que lo forme, básicamente existen dos tipos:

– Simple: Formado por una palabra, que puede ser:

o Nombre: Sujeto nominal, que es el que tiene la función privativa.
o Pronombre: Sujeto pronominal.

– Complejo: Formado por una combinación de palabras o sintagma nominal, cuya estructura puede corresponder con alguna de las siguientes.

o Sustantivo + Adjetivo

o Sustantivos en aposición: Aposición explicativa
Aposición especificativa

o Sustantivo + Conjunción + Sustantivo

o Sustantivo + Preposición + Sustantivo

o Oración

La concepción tradicional, de base lógica, define al sujeto como la palabra o conjunto de palabras que expresan un concepto del que se predica (afirma o niega) algo o bien (tal como propone la R.A.E.) como la persona de la que decimos algo.

Jespersen señala como esta definición tradicional concuerda en un alto número de casos, pero no siempre, ya que el sujeto lógico puede ser distinto del sujeto gramatical y del sujeto psicológico, así, en oraciones como "El pastel me lo comí con gusto" el sujeto gramatical es "Yo" que no está explícito mientras de lo que estamos haciendo la predicación es de "El pastel" que será el sujeto lógico (de él decimos algo) y psicológico, desde el punto de vista del hablante, puesto que es lo que se plantea como base para el desarrollo de la oración.

Actualmente se parte de la definición gramatical del concepto sujeto, entendido este como sintagma nominal que concuerda con el núcleo del sintagma verbal predicado, puesto que se trata de una definición menos cuestionable y más precisa que la de tipo lógico y psicológico y por ello es compartida por todas las gramáticas.

Son varios también los puntos de vista que intentan definir el predicado, de entre ellos distinguimos:
Fdo. Lázaro Carreter define el predicado desde un punto de vista semántico, como aquella función constitutiva y esencial de la oración, la cual puede estar desempeñada por multitud de construcciones de carácter verbal (predicativo o atributivo) como nominal cuyo único requisito es mantener una relación necesaria con un sustantivo que actúe de sujeto. Hockett añadirá otro tipo más a los predicados propuestos por Lázaro, el predicado adverbial, formado por una construcción de tipo adverbial, relacionada con un sustantivo que actuaría de sujeto.

La Gramática generativa supone la postura contraria ya que entiende el predicado como función necesariamente vinculada a un verbo, al igual que la gramática de tipo tradicional, que lo define como aquello que se predica (afirma o niega) del sujeto.
Partiendo de la definición tradicional, y sobre un criterio lógico-semántico, puede clasificarse el predicado en dos tipos:
– Nominal: Función desempeñada por una construcción cuyo núcleo es un verbo copulativo o cualquier otro que funcione como tal. Los verbos copulativos son:

o Ser: Puede ir acompañado de adjetivo, nombre, infinitivo o construcción sustantivada.

o Estar: Sólo puede ir acompañado por adjetivos o participios ya que permite construcciones de tipo clasificador o bien indica estado o situación del sujeto, si bien también aparece en algún caso con adjetivos sustantivados, por tanto la diferencia de uso con el verbo ser se deberá básicamente a la forma como el hablante concibe la realidad, así el verbo estar se empleará cuando la cualidad expresada por el complemento sea entendida como un cambio posible o real, mientras que si es entendida como algo esencial al sujeto se empleará el verbo ser. En algún caso no se admite la alternancia de uso de ambos verbos con un mismo adjetivo (El vaso está roto / El vaso es roto), mientras que en otros casos esta alternancia da pie a significados completamente distintos (Él es listo/ Él está listo)

o Otros verbos, llamados también semicopulativos: Parecer, venir, mostrarse, suceder, hacerse

– Verbal: Función desempeñada por una construcción cuyo núcleo es un verbo no copulativo. En algunos contextos los verbos ser y estar no exigen predicado nominal sino verbal de manera que no funcionan como verbos copulativos sino como verbos predicativos, con el significado de "existir" o "suceder".

Hay que hacer notar que ambos tipos hacen mención a construcciones cuyo núcleo es un verbo, por lo que algunos autores, como Manacorda, consideran poco pertinente esta clasificación, y proponen una diferente, basada en criterios semánticos.
– Predicados verbales: Su núcleo es un verbo, pueden subclasificarse en:

* Predicados con verbo copulativo
* Predicados con verbo no copulativo

– Predicados no verbales: Su núcleo puede ser un sustantivo, un adjetivo o un adverbio, por lo que pueden subclasificarse en:

* Predicados nominales: Con significado nominal (sustantivo o adjetivo), como en "Perro ladrador, poco mordedor"

* Predicados adverbiales: Con significado adverbial como en "aquí, unos amigos"
El núcleo del predicado es, por lo general, un verbo que puede expresar por si solo la predicación del sujeto (predicación completa) o bien requerir para ello la compañía de otros elementos (predicación incompleta), los cuales son complementos verbales.

2.4. Orden lógico

El orden lógico de la oración en españoles Sujeto + Predicado, sin embargo puede ser alterado a través de la inversión para atraer la atención del oyente sobre algún aspecto concreto puesto que trasladar alguna palabra de su lugar al inicio absoluto de la oración es la forma más común de resaltarla.

En cuanto a la importancia del sujeto en el orden lógico, debemos tener en cuenta que este elemento, a diferencia de en otros idiomas, puede no expresarse, de manera que si aparece en la oración será para enfatizar o bien para evitar ambig- edades.

Deja tu opinión

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE