Luis Alberto de Cuenca. Sin miedo ni esperanza

Y de repente vuelves del infierno / con un traje de noche impresionante / que recuerda al que Dale Arden se puso