Luis Alberto de Cuenca. Collige, virgo, rosas.

Ofrecemos en la voz del autor una actualización del tema clásico del “collige, virgo, rosas”; en esta ocasión con un tono marcadamente coloquial que no renuncia, sin embargo, al uso de un verso minoritario y utilizado en pocas ocasiones: el alejandrino.