Miguel D’Ors. Camino de imperfección.

Joven, / yo era un vanidoso inaguantable. / «Esto va mal», me dijo un día el espejo. / «Tienes que corregirte».