Cántico doloroso al cubo de la basura.

Rafael Morales busca la belleza de las cosas sencillas hasta el extremo deconvertir el cubo de la basura en objeto poético.