No me las enseñes más

El Romancero se caracteriza por la sencillez absoluta provista de una belleza incomparable. Este es una clara muestra de su vertiente más popular

 

¡Llorad las damas, si Dios os vala!

Este es uno de los primeros poemas de la literatura canaria. De enorme belleza y sincretismo.