A tu orilla he venido…

José García Nieto se integra dentro de los autores que se denominan garcilasistas. Aparecen después de la guerra civil e, inspirándose en el poeta castellano, escriben versos que intentan imitar la perfección clásica y que están plagados de sentimentalismo. Parece increíble que en plena posguerra se pudiera hacer una poesía de este tipo.

Al espejo retrovisor de un coche

Manteniendo la forma clásica del soneto y con evidentes reflejos de la poesía de Garcilaso de la Vega, José García Nieto compone este poema en el que, posiblemente, el único elemento moderno que percibimos sea el retrovisor de un coche. Destacar el hecho de que la realidad de la época, al contrario de lo que sucede con los poetas de lo que se llamó “poesía social”, no aparece.

La partida

En los años 50 en García Nieto aún se siguen percibiendo los ecos de lo clásico bañados de un misticismo más relacionado con su primera época que con la final.

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE