Pedro de Cartagena. No sé para qué nascí

El amor cortés jugaba con los conceptos tratando de impresionar por la forma o por el contenido. En este caso destaca el juego de palabras.