En femenino, por favor.

Las discusiones con respecto al género de algunas palabras, sobre todo relacionadas con profesiones, están a la orden del día en nuestra lengua; ni siquiera los periódicos con sus manuales de estilo se ponen de acuerdo sobre el uso de la juez o la jueza. Este artículo trata de arrojar luces al respecto. Ofrecido desde http://www.realidadliteral.com. No es mío, repito, no es mío.