Luis García Montero. El pasado

Después de atravesar / por las últimas casa humilladas / y de sufrir el vaho / de los desmontes y los vertederos, / la carretera sube al aire limpio / en favor de la luna interrumpida / ya mucho tiempo.

Luis García Montero. La inmortalidad

Nunca he tenido dioses / y tampoco sentí la despiadada /voluntad de los héroes. / Durante mucho tiempo estuvo libre / la silla de mi juez / y no esperé juicio / en el que rendir cuentas de mis días.

José Hierro. Vida

Aparentemente este soneto es de una extrema sencillez pues solamente son dos las palabras que riman: todo y nada. Sin embargo, si prestamos un poco de atención, veremos que está plagado de referencias clásicas. Leído por el propio autor.

Claudio Rodríguez. El baile de águedas

En la voz del propio autor presentamos este poema. Recordar que Las Águedas es la fiesta, en Castilla y León, en que las mujeres tienen el poder de forma simbólica. La celebración del día de las mujeres tiene su origen en el culto a la santa siciliana que padeció martirio. Después de que le cortaran los pechos, se le apareció un ángel que le llevó la palma de la victoria y una planta medicinal con la que se curó. Por todo ello se la invoca como protectora de la lactancia.