Francisco Brines. Muros de Arezzo

Dentro de aquella descarnada iglesia / la nave era una sombra, cuyo aliento / era un vaho de siglos, y en la hondura / vimos la luz sesgando el alto muro.

Valente. No inútilmente

Fantástico final de un poema sobre las palabras. : «Pues más allá de nuestro sueño / las palabras, que no nos pertenecen, / se asocian como nubes / que un día el viento precipita sobre la tierra / para cambiar, no inútilmente, el mundo. »

Jaime Gil de Biedma. Años triunfales

Este poema utiliza dos versos del poema de Rubén Darío “Marcha triunfal” y lo hace para aludir irónicamente a la denominación utilizada por el franquismo para referirse a los años posteriores a la guerra civil y poner así en evidencia la situación deplorable de la España de posguerra.

Juan Marsé. Últimas tardes con Teresa. Fragmento

En esta novela de Juan Marsé aparece uno de los tipos más peculiares de la novelística de finales del XX: Manolo, el Pijoaparte, un charnego (inmigrante del resto de España en Cataluña) que pretende casarse con Teresa, una rica burguesa de izquierdas que tiene idealizada la clase trabajadora.

Vargas Llosa. La casa verde. La hija de los Quiroga

La casa verde es un prostíbulo que funciona como metáfora de una sociedad degradada y en ella vemos acciones, historias y hasta diálogos paralelos separados por veinte años. En este fragmento de la obra, leído por el propio autor, veremos parcialmente la historia de Antonia, la hija de los Quiroga.

Gil de Biedma, Barcelona ja no és bona…

En este poema asistimos a la mezcla definitiva del tono conversacional de la poesía social con el intimismo irónico de Gil de Biedma. A pesar de que no podamos considerar a Gil de Biedma un poeta social en el sentido estricto del término, no renuncia (y se ve claramente en este poema) a la crítica social desde su perspectiva burguesa.

Julio Cortázar. La isla a mediodía.

La obsesión del personaje comienza cuando ve, por primera vez, una isla con forma de tortuga por la ventanilla del avión al mediodía (por esto el nombre del cuento). El hombre (Marini) poco a poco comienza a adorar de alguna manera esta isla lo que provoca las burlas de sus compañeros de trabajo.

Francisco Brines. Mere Road

Lo irreparable del transcurso del tiempo produce melancolía de ánimo y una cierta unión con lo misterioso que se plasma perfectamente en el libro Palabras a la oscuridad, 1966, del que se extrae este poema que lee el propio autor.