Juana de Ibarbourou. Rebelde

El modernismo uruguayo está representado por esta poeta que hace, en este poema, bandera de la transgresión. En él enfrenta su absoluta libertad con uno de lo mitos más solemnes de la literatura, el de Caronte, el barquero que cruza el río Leteo para llevar las almas al otro mundo. La poeta opone a este “siniestro patriarca” su libertad y su feminidad, su “perfume salvaje”.

Valle Inclán. Garrote vil.

Este poema pertenece a La pipa de kif, de 1919 y es plenamente esperpéntico, no solo por el tema sino también por la lengua empleada y las rimas que utiliza.

César Vallejo. Los heraldos negros.

En 1918 se publica este poema del autor peruano. Tradicionalmente se le considera en la línea del modernismo pero este poema marca una tendencia muy particular en este poeta que le imprime una personalidad propia y manifiestamente dolorosa. En mi opinión son pocos los poemas en los que el dolor se expresa con tanta fuerza.

Juana de Ibarbourou. Lo que soy para ti.

Esta autora imprime a su obra, tras su etapa modernista, una serenidad en muchas ocasiones ligada a la sensualidad más exquisita como muestra este poema. Fíjense en su estilo nominal. 

Juana de Ibarbourou. Las lenguas de diamante.

Esta poeta uruguaya, Premio Nacional de Literatura en 1959, tiene una etapa claramente modernista que luego abandonará para iniciar un camino por el vanguardismo y el surrealismo. Este poema pertenece a su etapa modernista. Solo tienen que fijarse en la medida de los versos y en la abundante adjetivación. 

Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE