Miguel de Unamuno. La sangre del espíritu

Este poema es un verdadero elogio de la lengua y de su poder aglutinador de una comunidad. Se apoya incluso en autores previos a la formación del español, como Séneca, y se fija posteriormente en Alfonso X y su obra como difusor científico en nuestra lengua