Unamuno. No me mires así a los ojos…

Uno de los poemas más estremecedores sobre la educación es este que Unamuno dedica a su propio hijo